Tensión
El Salvador envía comisión para investigar incursión
 

 PROCESO DIGITAL

San Salvador. Funcionarios de El Salvador se reunieron hoy con pobladores de una zona fronteriza con Honduras, a fin de recoger información sobre la supuesta incursión de soldados hondureños que se habría perpetrado la semana pasada.


Pobladores del lugar donde ocurrió el incidente dijeron que los supuestos soldados los amenazaron.

El sábado anterior el presidente salvadoreño Antonio Elías Saca denunció que un grupo de doce supuestos soldados hondureños habrían incursionado en la comunidad de Quipure en la provincia de Chalatenango y despojaron de sus pertenencias y amenazaron a los pobladores.

"Se realizó una reunión de trabajo con los pobladores de la zona, para ampliar el proceso de investigación referente a la supuesta incursión del ejército hondureño y así fortalecer los niveles de seguridad en el municipio", señaló el ministerio de Gobernación.

La comitiva esta integrada por la viceministra de Gobernación, Silvia Aguilar; el subdirector de Seguridad Pública de la Policía Nacional Civil (PNC), Pablo Escobar, y el director del Comité de Emergencia Nacional (COEN), Mauricio Ferrer.

Los funcionarios se reunieron con los pobladores del cantón Quipure, en las afueras del poblado de Dulce Nombre de Jesús, departamento de Chalatenango, 90 km al noreste de San Salvador.

Tras el incidente, el gobierno salvadoreño solicitó explicaciones a Honduras, según aseguró el sábado el presidente Antonio Saca, pero hasta la fecha no se conoce si las autoridades hondureñas dieron respuesta oficial.

El ministro de Defensa Federico Brevé, desmintió ante la prensa que fueran soldados de su país los que incursionaron en territorio salvadoreño, y apuntó que probablemente habrían sido delincuentes disfrazados de militares de su país.

Sin embargo, el ministro salvadoreño de Defensa, general Otto Romero, refirió que "no hay duda de que fueron soldados hondureños. Estamos tratando de aclarar las condiciones en las que sucedió el hecho, pero fueron militares de aquel país".

El Salvador y Honduras libraron en julio de 1969 la llamada "guerra de las cien horas", atizada por tensiones fronterizas y demográficas, la cual dejó unos 5.000 muertos entre combatientes y civiles de ambas naciones.

Notas relacionadas