Complot
Redoblan seguridad alrededor del presidente
 
  Proceso Digital

Tegucigalpa. Las autoridades hondureñas extremaron las medidas de seguridad alrededor del presidente Ricardo Maduro y otros funcionarios, para impedir que se concreten planes de atentados y secuestros del crimen organizado, informó este sábado a la AFP un portavoz policial.


El Presidente Ricardo Maduro suele realizar sus actividades desprovisto de seguridad personal.

"En razón de los planes que ha detectado la inteligencia de la Dirección General de Investigación Criminal (DGIC) se han aumentado las medidas de seguridad del presidente, los funcionarios y sus familiares", precisó el portavoz del ministerio de Seguridad, Gustavo Fajardo.

Maduro retornará mañana domingo a Honduras con procedencia de Washington en donde cabildeó la ratificación del Tratado de Libre Comercio (TLC) con los demás presidentes centroamericanos.

Medios locales citaron fuentes de inteligencia al afirmar el viernes que miembros del crimen organizado planeaban atentar contra Maduro y otros funcionarios del Gobierno hondureño y secuestrar a familiares de ellos, en represalia por los golpes que han recibido de las autoridades.

"Hay un informe de inteligencia de la DGIC de que se pretende atentar contra el presidente, el ministro de seguridad (Oscar Alvarez), el director de investigación criminal (Napoleón Nazar), la presidenta de la Corte Suprema de Justicia (Vilma Morales), la directora de la policía (Coralia Rivera), el fiscal general (Ovidio Navarro) y otros", afirmó Fajardo.

El portavoz añadió que en la lista de posibles objetivos de los delincuentes está la primera dama Aguas Ocaña, las hijas del presidente y su hermano Osmond Maduro; así como la esposa del presidente del Congreso Porfirio Lobo, Rosa de Lobo; entre otros.

"Lo primero que se ha hecho es verificar la información y, en segundo lugar, se han reforzado las medidas de seguridad en sus oficinas y en sus casas con personal especializado en protección de dignatarios", subrayó Fajardo.

Los supuestos planes serían una represalia por los golpes que se ha dado al crimen organizado durante este Gobierno, "pero esa lucha va a continuar", afirmó el funcionario.