Niños japoneses protegidos
con ropa blindada
   
30 de julio de 2005

Ropa blindada para niños y detectores por satélite de adolescentes son algunos de los artilugios que están haciendo furor en Japón para tratar de poner coto al creciente número de crímenes cuyas víctimas son los menores.


Japón había sido considerado hasta hace muy poco el paraíso de la seguridad personal, con un bajísimo índice de criminalidad envidiado en los países más desarrollados de Occidente.

Sin embargo, varios sucesos ocurridos en los últimos tiempos, en los que las víctimas han sido niños, han aumentado la demanda nipona de medidas de protección para los menores y aguzado el ingenio de inventores y firmas dedicadas a la seguridad personal.

El caso que disparó la demanda de artilugios y sistemas de

rotección para niños fue la violación y asesinato de una pequeña de siete años por un repartidor de periódicos en la provincia de Nara, en noviembre pasado.

La crueldad de este crimen estremeció al país y constató que precisamente los niños se estaban convirtiendo en las principales víctimas de esa violencia en ascenso en Japón.

Según la Agencia Nacional de Policía, en 2004 se produjeron al menos 27.387 casos de violencia doméstica y agresiones físicas, abusos sexuales y otros crímenes, incluido el asesinato, cuyas víctimas fueron niños no escolarizados y de escuelas primarias.

Dentro de esa cifra (un 26 por ciento mayor que la registrada una década atrás) se incluye el secuestro de 141 niños menores de 13 años, casi la mitad del total de secuestros cometidos en Japón el año pasado.

Ante estas circunstancias, y sobre todo ante el elevado número de agresiones físicas contra niños en las calles y escuelas japonesas, una empresa textil ha ideado una "tela contra los cortes", capaz de "blindar" a los más jóvenes y reducir los terribles efectos de objetos punzantes y cortantes.

El material con el que se confecciona esa ropa es similar al empleado por algunas unidades de la policía y cuerpos de seguridad de Estados Unidos y es resistente al corte de cualquier arma blanca.

A partir de 370 dólares, los padres preocupados por la seguridad pueden adquirir chaquetones, chubasqueros, sudaderas y chalecos que convierten a sus vástagos en "niños acorazados" al mejor estilo de los guerreros de tiempos pasados.

Esta ropa de los pequeños "samuráis", al no poder ser cortada con tijeras normales, requiere una laboriosa confección y, por tanto, todas las unidades han de ser realizadas por encargo.

La confección dura unas dos semanas, dependiendo de qué prenda se trate y el grado de blindaje de la misma, indicó a EFE Minoru Furuta, presidente de la empresa de seguridad especializada en niños Madre Inc.

Esta compañía comenzó a trabajar hace unos años en Japón para proporcionar servicios de niñeras para los más pequeños, pero, respondiendo al deseo de muchos clientes, pronto se convirtió en proveedora de un auténtico ejército de guardaespaldas para menores.

Los "guarda-niños" están entrenados para escoltar a los infantes, sobre todo a los que acuden a clases complementarias, fuera del horario escolar, o los protegen en sus casas cuando ambos padres trabajan y vuelven tarde.

El servicio cuesta 45 dólares por servicio y, según explicó la empresa, el cliente promedio se gasta unos 450 dólares al mes en esta protección.

"Nuestros clientes están contentos con nuestros servicios, pero demandan otras maneras de proteger a sus hijos cuando nuestros hombres y mujeres no están de guardia. Por eso, se nos ocurrió desarrollar esta ropa anticortes", explicó Furuta.

Sistema de posicionamiento
A la par que las ropas "blindadas", otro elemento de protección para menores que hace furor en Japón es el "Kokosecom", de la empresa de seguridad Secom, cuya demanda se ha disparado en los últimos meses.

El "Kokosecom" (nombre derivado de la propia empresa y del adverbio de lugar "koko", que significa "aquí") consiste en un dispositivo de apenas 48 gramos que determina la posición de un objeto con un sistema mixto de GPS (sistema de posicionamiento global por satélite) y teléfono móvil.

Cuando alguien quiere conocer dónde se encuentra la persona dotada con ese aparato, llama al centro operativo del servicio o mira en un mapa de una página especial de internet que establece su localización, determinada con un margen de error de diez metros como máximo.

El "Kokosecom" puede enviar también una señal de socorro y, en tal caso, los guardias de la empresa acuden con celeridad a resolver el desaguisado.

Este sistema es muy adecuado para mantener localizados a los menores, pero sobre todo para "seguir" las andanzas de los adolescentes, dados a las locuras propias de su edad.

En febrero pasado, una madre de Saitama, al norte de Tokio, alarmada por la tardanza de su hija utilizó este sistema y pudo saber, gracias al mapa de internet, que la muchacha estaba muy alejada del camino utilizado regularmente para volver a casa.

La movilización de la policía impidió que la chica fuera secuestrada.

Actualmente hay 230.000 personas suscritas al "Kokosecom", que cuesta apenas ocho dólares mensuales y puede ser instalado en los uniformes y mochilas de colegiales y colegialas, incluso sin que los menores conozcan la ubicación, para espanto de los chavales y tranquilidad de sus padres.


 
Enviar
Imprimir
Comentar


 

 
Todos los derechos reservados PROCESO.HN ® Copyright 2005