Diputados ratifican a cinco de los nueve comisionados y Nombra dos nuevos integrantes para completar un grupo de siete.
08 de julio de 2006
Redacción
Proceso Digita
l
   

Tegucigalpa - Tras intensos cabildeos con las diferentes fuerzas políticas del país, el Congreso Nacional resolvió hoy aceptar la renuncia a cuatro de los nueve miembros de la Comisión de Transición de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) y ratificó a los cinco restantes en sus cargos.

Asimismo, la Cámara Legislativa resolvió reducir el número de los comisionados a siete y designar como nuevos integrantes a los profesionales Juan Antonio Núñez y Omar Casco, ex rector del Alma Máter, con miras a dinamizar el trabajo de esta instancia y acelerar el proceso de reforma universitaria.

La UNAH es el principal centro de estudios de Honduras, pero en los últimos años ha sido objeto de fuertes críticas por la corrupción imperante, la politización de que ha sido objeto por los gobiernos de turno, la mala calidad educativa y el deficiente recurso profesional que está enviando a la sociedad.

Los comisionados a los cuales el Congreso aceptó sus renuncias son: Rigoberto Espinal Irías, Manlio Dionisio Martínez, Ramón Serna Hidalgo y Raúl César Arechavala. En tanto ratificó a Jorge Haddad, Juan Arnaldo Hernández, Alba Alonso de Quezada, Norma Cecilia Martín de Reyes y Armando Euceda.

Haddad seguirá ejerciendo la presidencia de la Comisión, mientras Juan Antonio Núñez ocupará la vicepresidencia y Juan Arnaldo Hernández la secretaría del organismo interventor.

La diputada del colectivo de la Unificación Democrática, Doris Gutiérrez dijo a Proceso Digital que, además de las medidas antes mencionadas, los diputados resolvieron reformar la Ley Orgánica para ampliar los poderes de los comisionados y prorrogar las funciones del actual rector universitario.

También determinaron ampliar las facultades de la Comisión Legislativa de Seguimiento a las Reformas Universitarias, que preside el secretario del parlamento José Ángel Saavedra.

El jueves anterior, los nueve miembros de la Comisión de Transición de la UNAH interpusieron sus renuncias, pero tras acalorados debates que se prolongaron hasta horas de la madrugada del viernes los representantes de los cinco partidos políticos acordaron ratificar a cinco de ellos y separar al resto.


En los últimos días los miembros de la Comisión fueron blanco de fuertes cuestionamientos por los lentos avances en el proceso de reforma universitaria y por las diferencias y la marcada división que había a lo interno del grupo.

La Comisión de Transición fue electa en mayo de 2005, mediante decreto 153/2005, con el fin de asegurar la reformas integral de la Universidad, la organización de la nueva estructura universitaria, la instalación de un nuevo gobierno y la pronta aplicación de la nueva Ley Orgánica de la UNAH.

Por su lado, el diputado liberal José Azcona dijo que las medidas adoptadas por el Parlamento van orientadas a dinamizar el trabajo de los comisionados y a la vez acelerar las reformas de la UNAH, que es una de las demandas de la sociedad hondureña.

“Creemos que siete personas son suficientes para que puedan trabajar en forma colegiada y aceleren el proceso de reformas de la máxima casa de estudios del país”, apuntó.

Dijo que la “reestructurada” Comisión de Transición lleva como mandatos claros de los diputados poner en marcha las rectorías para que los comisionados puedan desvincularse de algunas actividades operativas y administrativas, que han venido haciendo, y puedan concentrarse en echar andar las reformas.

El parlamentario aseveró que la Comisión Legislativa de Seguimiento tendrá una mayor participación en el proceso y una relación más estrecha con los comisionados para supervisar el avance de las reformas y su implementación, respetando la autonomía universitaria y otros principios académicos.

Azcona apuntó que en lo sucesivo los comisionados tendrán plazos precisos para llevar a cabo las reformas e indicó que el nombramiento de las vicerectorías favorecerá para que puedan liberarse de las funciones administrativas y se dediquen de forma exclusiva a su misión fundamental.