López Obrador descarta
alianza con Calderón

   

08 de julio de 2006

México - El izquierdista Andrés Manuel López Obrador descartó hoy sumarse a un eventual Gobierno de coalición propuesto por su rival electoral Felipe Calderón y acusó al oficialismo mexicano de haber cometido "fraude" en los comicios presidenciales.

Manuel López Obrador

En un encuentro con la prensa extranjera y a pocas de horas de encabezar una manifestación en Ciudad de México, López Obrador dijo que descarta realizar una negociación política con Calderón, a quien la autoridad electoral da como ganador de los comicios, porque ambos defienden "proyectos distintos".

"Hay un proyecto que defiende la derecha y que consiste en continuar con la misma política económica que ha empobrecido a la mayoría de mexicanos, y no podemos hacer ninguna coalición mientras no se cambie ese modelo", enfatizó.

Calderón, del Partido Acción Nacional (PAN), al que pertenece el presidente mexicano Vicente Fox, ha propuesto "a todas los actores políticos, incluido López Obrador", formar un Gobierno de unidad nacional que garantice al presidente contar "con mayorías estables".

También ofreció un puesto en su eventual gabinete a su adversario izquierdista, en el marco de esa posible alianza pensada para "garantizar la gobernabilidad" en un país polarizado políticamente y donde los desarrollados estados del norte votaron mayoritariamente por Calderón, mientras que en Ciudad de México y las regiones empobrecidas del sur lo hicieron por López Obrador.

Felipe Calderon
El líder de izquierda, del Partido de la Revolución Democrática (PRD), reiteró hoy que impugnará ante la justicia los resultados del autónomo Instituto Federal Electoral (IFE) que dan el triunfo al candidato del PAN.

Indicó que próximamente comunicará el "plan de acción" a seguir para denunciar "el fraude".

López Obrador aseguró que el día de los comicios, el domingo pasado, se cometió "un caso típico de lo que ha sido la defraudación electoral en México" y acusó al oficialismo de haber estado detrás de esa maniobra.

"El PAN ha aprendido pronto de las tácticas fraudulentas del ex gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI) y las superó", dijo el candidato del PRD.

El PRI, partido al que López Obrador perteneció antes de retirarse para fundar el PRD con otros dirigentes de izquierda, gobernó de manera ininterrumpida en México entre 1929 y 2000.

Denuncia anomalías
López Obrador insistió, además, en que hubo "muchas irregularidades" antes, durante y después de los comicios y que la coalición que le respalda, encabezada por el PRD, "va a hacer valer el voto de los ciudadanos, con métodos pacíficos".

Indicó que no pretende "desestabilizar" al país, como señalan el oficialismo y un sector de los empresarios, sino "denunciar que no se ha respetado la voluntad de la gente".

"El principal factor de desestabilización en este caso es la violación al derecho del pueblo a elegir libremente a sus autoridades y quien conspira contra la estabilidad política es quien no tiene vocación democrática", declaró.

Asimismo, López Obrador señaló que "nadie puede felicitar" a alguno de los candidatos "porque aún no hay un presidente electo" y la justicia todavía no se ha pronunciado sobre las impugnaciones al proceso electoral.

Atribuyó al "desconocimiento de la ley mexicana" las felicitaciones que el presidente de EEUU, George W. Bush, y el jefe del Gobierno español, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, ofrecieron el viernes a Calderón.

El autónomo IFE otorgó a Calderón el 35,89 por ciento de los votos depositados por los mexicanos el 2 de julio, 0,58 puntos porcentuales más que los logrados por López Obrador.

Se espera que los dirigentes del PRD presenten las impugnaciones ante el Tribunal Electoral a más tardar el próximo lunes.

La corte tiene plazo hasta el 31 de agosto para resolver las demandas y hasta el 6 de septiembre para señalar al presidente electo, que deberá tomar posesión el próximo 1 de diciembre para un mandato de seis años. EFE