Preocupa a la OEA
situación de la prensa

   

08 de julio de 2006

Washington - La Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la OEA manifestó hoy su preocupación por los asesinatos y otras agresiones a periodistas cometidos en los últimos tres meses en el continente, con menciones a la situación en Venezuela, México, Colombia, Argentina y Cuba, entre otros países.

La oficina dependiente de la Organización de Estados Americanos (OEA) añadió que en ese período también ha habido intentos de silenciar el periodismo crítico, asignación discriminatoria de publicidad oficial y censura previa.

Según el relator especial para la libertad de expresión, Ignacio Alvarez, "persisten en la región diversas situaciones de utilización más sutil del poder público con el mismo fin último de silenciar a la prensa".

El informe es emitido cada tres meses por la Relatoría para contribuir a "impulsar la adopción de los correctivos que pudieran ser pertinentes para una mayor vigencia del derecho a la libertad de pensamiento y de expresión" en el continente.

El informe de la Relatoría Especial indicó preocupación por la situación en Venezuela y por el asesinato de los periodistas Jorge Aguirre y José Joaquín Tovar, así como por el alto número de procesos penales contra comunicadores sociales.

Las condenas a prisión recaídas en los periodistas Mireya Zurita y Henry Crespo también son mencionadas, así como la solicitud de demolición del diario "Correo del Caroní" y declaraciones de altos funcionarios públicos venezolanos que habrían ordenado revisar las concesiones a canales de televisión.

Pero, por otra parte, la Relatoría consideró positiva la decisión de sobreseer el proceso contra el periodista Napoleón Bravo y la promesa de que el Gobierno respetará a los periodistas y a los medios de información.

El informe indicó que en Argentina hubo un alto número de agresiones y amenazas contra periodistas provenientes de funcionarios públicos y censuró la calificación de "enemigos del Gobierno" hecha en Bolivia contra los propietarios de una red de televisión.

La Relatoría también lamentó el encarcelamiento de cuatro periodistas y la confirmación de agresiones policiales a comunicadores sociales en Chile, hechos que también habrían ocurrido en Colombia.

En relación con este país, la Relatoría calificó de "positivos" los avances en los procesos judiciales por el asesinato de los periodistas José Emeterio Rivas y Santiago Rodríguez Villalba.

La Relatoría dedicó un anexo especial a Cuba por considerar que en ese país no existe la libertad de expresión.

Sin embargo, recordó que durante el trimestre emitió un comunicado en el que solicitó la liberación de más de 20 periodistas y recomendó derogar las restricciones en el acceso a internet.

Por otro lado, la Relatoría consideró como "un acto de censura previa" la decisión de la Junta Escolar de Miami-Dade de retirar el libro "Vamos a Cuba" de las bibliotecas escolares, y señaló su esperanza de que prosperen las acciones judiciales interpuestas para revertir la situación.

En cuanto a México, la Relatoría llamó la atención por el creciente número de agresiones y amenazas a los periodistas, pero destacó la derogación de los delitos de calumnia e injuria y las medidas para proteger el secreto profesional.

La Relatoría también criticó un proyecto de código penal presentado por una comisión en Panamá que, a su juicio, contiene disposiciones "incompatibles" con el derecho a la libertad de expresión.

Asimismo, calificó de "preocupante" el alto número de agresiones contra periodistas y contra medios de comunicación registrados en los últimos tres meses en Perú. EFE