09 de julio de 2006

Tucson - Grupos de soldados de la Guardia Nacional comenzarán a operar puntos de vigilancia en el desierto de Arizona a partir de la próxima semana y darán cuenta de cualquier actividad sospechosa, informo la Patrulla Fronteriza del sector Tucson.

Gustavo Soto, vocero de la agencia federal, indicó que hasta ahora los 100 soldados asignados a este sector se habían dedicado a desempeñar funciones administrativas dentro de las instalaciones de la Patrulla Fronteriza, a reparar autos, ampliar la valla fronteriza y mantener las cámaras de video.

"A partir de la próxima semana comenzarán a vigilar la frontera desde puntos estratégicos en el desierto", dijo Soto a Efe.

El agente federal aclaró que los soldados se dedicarán solamente a la vigilancia. Si detectan la presencia de inmigrantes indocumentados, informarán inmediatamente a los agentes fronterizos.

"Sólo nosotros (la Patrulla Fronteriza) tendrá contacto directo con los indocumentados", dijo el portavoz.

Se espera que este fin de semana llegue a Arizona otro contingente de entre 150 y 200 soldados de la Guardia Nacional del estado de Nueva York.

Durante el presente año fiscal el número de detenciones de inmigrantes indocumentados ha disminuido en un 7 por ciento dentro del sector Tucson, que abarca el 90 por ciento de la frontera entre Arizona y México.

Según la Patrulla Fronteriza, durante el presente año fiscal 327.000 inmigrantes indocumentados han sido detenidos en este sector, mientras que el año pasado la cifra fue de 352.000. EFE