Gobierno miente sobre los
costos de los combustibles

 

09 de julio de 2006

Tegucigalpa - El ex coordinador del Foro Nacional de Convergencia (FONAC) y ex ministro de Finanzas, Juan Ferrera, dijo hoy que el gobierno miente a los hondureños al decirles que Honduras tiene las gasolinas más baratas de Centroamérica, cuando la realidad es otra.

Juan ferrera

Ferrera, además, criticó la política de subsidios que la administración ha venido aplicando para mantener estables el precio de los derivados del petróleo, porque en el fondo ese dinero sale de los mismos contribuyentes y se deja de invertir en programas para combatir la aguda pobreza.


¿Cómo analiza la situación energética del país?

Cuando nosotros visitamos Venezuela para hablar con los personeros del gobierno venezolano nos hicieron una aseveración: que nosotros andábamos asustados por precios de 39 dólares el barril y que ellos estaban pronosticando que iban a llegar arriba de los 70 dólares el barril de petróleo.

En ese momento creímos que era una simple especulación, pero fuimos tomando conciencia de eso y creemos definitivamente que lo que Honduras puede hacer en términos de petróleo, primero, es ahorrar y tener una política de ahorro porque no podemos cambiar esa realidad, segundo, que no debemos de ninguna manera decirle a la ciudadanía que el precio del petróleo en Honduras está más bajo, porque lo que no paga el consumidor lo paga el estado y el estado somos nosotros, los contribuyentes del país, que a través de nuestros impuestos pagamos el subsidio para poder tener esos precios de bomba. Eso no hace una política consecuente con la realidad.

¿Es un error del gobierno seguir manteniendo el congelamiento a los combustibles?

Creo que un país en donde hay tanta pobreza, los recursos que el estado eroga deben ir para las acciones de disminución y mitigación de la pobreza, y eso no va cuando a uno le dan el subsidio por el petróleo que consume, es decir, que no está llegando a los pobres. El subsidio que yo recibo por consumir combustible, no lo necesito porque en términos de esta sociedad donde hay mucho pobre debería ir para gasto social, que vaya directamente más a la producción y a los pobres para cambiar su destino o que sea en destinado en educación y salud. Así es que hay que medir las acciones de gasto, consecuentemente con lo que debe ser inversión en gasto social.

¿Se le esta mintiendo al pueblo cuando se le dice que consume gasolina más barata?

Si se le está diciendo algo que no es realidad y hay que hablar con la realidad, a la gente hay que decirle las cosas como son, no como uno quiere presentarlas.

Lo que debemos hacer es decirle al pueblo lo que cuestan las cosas y en este caso no es cierto que sea el precio más bajo, simplemente en las bombas están marcados precios mas bajos para la gasolina regular, pero el subsidio es lo que hace posible eso y ese subsidio debería ir, entre otras cosas, para invertir y que los pequeños productores del agro puedan tener recursos para manejar la producción.


¿Los organismos internacionales cuestionan esa política de subsidios del gobierno?

Si hay un problema porque ellos tienen una visión diferente a la que está aplicando el gobierno, y no lo digo con un sentido crítico político, porque en eso yo estoy por encima de esas debilidades políticas sectarias, pero quiero a Honduras y creo que los que queremos nuestro país, queremos un pueblo que pueda tener la estabilidad social necesaria y eso se hace construyendo aspectos relacionados con la disminución de pobreza.

Además, tenemos un compromiso que cumplir con quienes creyeron que nosotros aplicaríamos una Estrategia de Reducción de la Pobreza en todos los términos y dimensiones que fueron comprometidos. Entonces yo espero que esa sea la realidad del país, y que este gobierno lo haga para que, consecuentemente, todos los gobiernos lo sigan haciendo para que tengamos un país con equidad, justicia y libertad de acciones que puedan elevar al individuo.

Yo veo muchos aspectos relacionados con este tema de cómo se atiende al ciudadano de parte del presidente Zelaya, pero posiblemente en algunos aspectos la equivocación hay que reconocerla y hacer lo que debe hacerse
.