Obrador convoca a protestas
y acusa a Fox de "traidor"

 

09 de julio de 2006

México - El candidato izquierdista Andrés Manuel López Obrador convocó hoy a una oleada de movilizaciones callejeras para denunciar "el fraude" en los comicios presidenciales del 2 de julio en México, ganados por el conservador Felipe Calderón.

Lopez Obrador

Al presidir una multitudinaria manifestación en la plaza del Zócalo de la capital del país, ciudad de la que fue alcalde entre 2000 y 2005, López Obrador anunció también que mañana, domingo, acudirá a la justicia para impugnar los resultados de los comicios que perdió por sólo 0,58 puntos, según los datos oficiales.

El candidato izquierdista, del Partido de la Revolución Democrática (PRD), también acusó al presidente mexicano, Vicente Fox, de ser un "traidor a la democracia", supuestamente por haber orquestado las "múltiples irregularidades" que, según dijo, le impidieron ganar las elecciones ante el oficialista Calderón.

López Obrador llamó a sus seguidores a realizar desde el próximo miércoles una "pacífica marcha nacional por la democracia" desde todos los estados hacia la capital del país.

"Invito a todos a participar en esta movilización ciudadana, pues no podemos permitir que haya un retroceso democrático en México", añadió el líder del PRD y ex militante del Partido Revolucionario Institucional (PRI), que gobernó ininterrumpidamente entre 1929 y 2000, cuando triunfó Fox, del Partido Acción Nacional (PAN).

Añadió que las movilizaciones no pretenden "afectar los derechos de terceros ni violentar la ley", pero sí "denunciar con firmeza una inaceptable situación de defraudación electoral".

Asimismo, López Obrador convocó a sus seguidores a una nueva "asamblea informativa" en el Zócalo el próximo 16 de julio para mantenerlos al corriente de las gestiones que se vayan realizando ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), ante el que impugnará los resultados de los comicios.

Vicente Fox

Los líderes del PRD quieren que el TEPJF haga un recuento "voto por voto" de los comicios del 2 de julio, lo que, de acuerdo con juristas, derivaría en una anulación de las elecciones, aunque los dirigentes de la izquierda rechazan que estén promoviendo ese escenario.

El TEPJF tiene plazo hasta el 31 de agosto para resolver las quejas y hasta el 6 de septiembre para señalar al presidente electo, que debe tomar posesión el próximo 1 de diciembre para un mandato de seis años.

López Obrador dijo que también acudirá a la Corte Suprema de Justicia para que examine "de oficio" los "vicios que se presentaron en el proceso electoral, que, por cierto, no ha terminado, por lo que nadie puede llamarse 'presidente electo'".

"Llamo al TEPJF y a la Corte Suprema a valorar detenidamente la trascendencia histórica de la decisión que habrán de tomar", señaló el líder izquierdista en un discurso de 50 minutos ante más de cien mil personas vestidas de amarillo, el color distintivo del PRD.

A juicio de López Obrador, las felicitaciones de políticos y gobernantes extranjeros para Calderón "son pura palabrería, pues el proceso aún no concluye y nosotros ganamos las elecciones y vamos a defender los votos de nuestra gente".

Los presidentes de EEUU, George W. Bush, y de Colombia, Alvaro Uribe, así como el jefe del Gobierno español, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, se encuentran entre las personalidades extranjeras que han telefoneado a Calderón para felicitarle por su victoria "Se trata de no permitir un retroceso democrático, pues si dejamos que nuestros adversarios se impongan mediante el fraude llevaríamos a México al pasado", afirmó el líder izquierdista.

"Por eso molesta la actitud de Fox, quien llegó al poder gracias a los avances democráticos y, una vez en la Presidencia, se convierte en un traidor a la democracia", abundó López Obrador. EFE