Gobierno archipiélago

En una entrevista para Proceso Digital, el analista y reconocido dirigente liberal, Jorge Illescas, dijo que hablar de candidaturas a esta altura del gobierno es bastante prematuro, pero no negó que existe una gama de funcionarios públicos que aspiran abierta y públicamente a la candidatura presidencial.
Jorge Illescas

Según Illescas, los más notorios son: Yani Rosenthal Hidalgo, Gabriela Núñez de Reyes, Marlon Lara, Saro Bonano, Roberto Micheletti, Jorge Arturo Reina, Patricia Rodas Baca y el ministro de Salud, Orison Velásquez, quien según sus fuentes, está organizando sus propios cuadros.

“Estas personas son las que se están mencionando y las que más posibilidades tienen de lanzarse, pero pueda ser que en algún momento aparezcan otros nombres, cada uno anda trabajando sus bases en los diferentes lugares del país, particularmente en la capital”, dijo.

Eso tiene, a su criterio, varias incidencias: no permite que el gobierno sea uniforme y que tenga una posición coherente porque cada uno de los aspirantes quieren brillar por su propia estrella y cada institución a su cargo se convierte en un feudo, donde están colocando a sus parciales en todas sus posiciones.

“El gobierno más bien pareciera un archipiélago con un montón de islas, cayos e islotes. Al final esto tiende perjudicar al país y la administración pública, porque los que decidan lanzar su candidatura tienen forzosamente que salir y comenzar a hacer en serio su campaña”, analizó.


Illescas dijo que el rendimiento de los ministros se comienza a dar en el segundo año de gestión y no en el primero, por consiguiente, si alguno de ellos tiene que salir, los nuevos funcionarios que los sustituyan comienzan un “aprendizaje” y eso ocasiona un impacto muy fuerte en la economía y en los programas de gobierno.

“No hay una continuidad de cuatro años, sino que hay un desfase por lo menos de dos años y si volvemos a pensar que los nuevos nombrados tienen que aprender, entonces hay otro periodo de aprendizaje que afecta al país doblemente”, dijo.

Illescas indicó que en su afán de unir el partido y todas sus piezas, el presidente Zelaya cometió el grave error de nombrar en su gabinete de gobierno a personas que aspiran a la presidencia de la República y que en definitiva no le van ser leales, aunque digan que son sus mejores amigos.

“Podríamos decir que este va a ser un gobierno de dos años, porque en dos años se va a venir la campaña electoral y todo mundo va estar pensando en las elecciones y el Presidente pierde todo el control del poder, porque la gente lo ve que ya va de viaje”, aseveró el político.

En el caso de Roberto Michelleti, el entrevistado indicó que éste está jurídicamente descalificado para poder buscar la presidencia de la República, ya que la ley se lo prohíbe terminantemente, aún cuando sólo haya ejercido el cargo seis meses, un año o dos años.

“Si él fue presidente del Congreso Nacional en este periodo no puede ser candidato, pero pueden hacer cualquier interpretación o puede ser que se pongan de acuerdo nacionalistas, liberales y pinuistas para modificar la ley y permitir que Michelletti sea candidato a la Presidencia”.

Illescas estimó que los liberales van a buscar cualquier forma o jugada jurídica para allanar el camino a una posible inscripción de Micheletti, pues éste está trabajando fuerte por su candidatura.

“No creo que esté lanzando camisetas y ande en diferentes lugares del país porque solo quiere hacerse buena imagen como presidente del Congreso”, afirmó el dirigente con sarcasmo.

   
Contexto
Los que aspiran
Un caso atípico
Gobierno archipiélago
Presidente debe rectificar
Regresar a nota principal