Papa condena
atentados en India

Casi 150 muertos por siete bombas en trenes abarrotados de Bombay
   

12 de julio de 2006

Ciudad del Vaticano - El papa Benedicto XVI se mostró "profundamente triste" por los atentados de ayer en la ciudad india de Bombay, que dejaron al menos 183 muertos, y los definió como "actos insensatos contra la humanidad", informó hoy el Vaticano.

El pontífice envió un telegrama a las autoridades civiles y religiosas de la India para condenar los ataques contra siete trenes y expresar su "cercanía espiritual" con las víctimas y sus familias.

Agregó que sus oraciones están con "todos aquellos que están sufriendo, en particular, con los numerosos heridos" para que Dios les conceda "fuerza, consuelo y apoyo".

El pontífice, que se encuentra de vacaciones en el Valle d'Aosta (norte de Italia), envió su mensaje por medio del secretario de Estado del Vaticano, Angelo Sodano.

Siete bombas casi simultáneas explotaron ayer en vagones de primera clase de trenes suburbanos abarrotados de trabajadores que volvían a sus casas a las afueras de Bombay, en la hora punta de la tarde, al concluir su jornada laboral.

De momento no se han realizado detenciones por estos ataques, que causaron al menos 183 muertos y 714 heridos, según las últimas cifras proporcionadas por el Gobierno indio.

La India "no se arrodillará"

Por su lado, el primer ministro indio, Manmohan Singh, advirtió hoy de que su país "no se arrodillará" ante el terrorismo y alabó la forma en que Bombay regresó a la normalidad tras los atentados de ayer, que causaron cerca de 200 muertos al estallar siete bombas en otros tantos trenes y estaciones.

En un mensaje televisado a la nación, el primero tras los atentados, Singh no dio indicios sobre la posible autoría de esos actos y, en tono institucional, agradeció la reacción del pueblo de Bombay (oeste de la India) y Srinagar, capital de la Cachemira india, donde ayer también murieron ocho personas por la violencia. EFE