Marchas y comicios sin ganador claro no dañan economía de México

   

13 de julio de 2006

México - Miles de partidarios del izquierdista Andrés Manuel López Obrador, autoproclamado ganador de los comicios presidenciales de México, marchan desde todos los rincones del país para reunirse en una manifestación en la capital.

Dirigentes del Partido de la Revolución Democrática (PRD) calcularon hoy que unas 50.000 personas se movilizan actualmente en México a pie, en automóviles y hasta barcos hacia el Distrito Federal para participar en la marcha convocada por esa formación.

La marcha busca exigir un recuento de votos emitidos en los comicios presidenciales, ya que el PRD asegura que López Obrador ganó las elecciones del 2 de julio, pero que irregularidades en las mesas de votación le dieron más sufragios al oficialista Felipe Calderón, del Partido de Acción Nacional (PAN).

El Instituto Federal Electoral (IFE) determinó que Calderón obtuvo el mayor número de votos, pero el Tribunal Electoral Federal tendrá hasta el 6 de septiembre para otorgar el reconocimiento al ganador de las elecciones una vez haya resuelto las impugnaciones presentadas antes del 1 de septiembre.

Los seguidores de López Obrador se movilizan desde los 31 estados del país para la manifestación que partirá el domingo del Museo Nacional de Antropología en la capital y culminará en el Zócalo, la mayor plaza pública del país, dijo el coordinador de campaña del PRD, Jesús Ortega.

Algunas partidarios del PRD llegarán el viernes o el sábado a la capital y otros el domingo por la mañana para la marcha que según sus organizadores será "pacífica".

Ortega envió una carta al canciller mexicano Luis Ernesto Derbez en la que le recuerda que el proceso electoral mexicano no concluye hasta que el Tribunal Electoral otorgue el reconocimiento de presidente electo al ganador.

En la misiva Ortega plantea que Derbez debe solicitar "mesura y paciencia" a los gobiernos extranjeros sugiriéndoles "no enviar felicitaciones prematuras que puedan exacerbar el enfrentamiento interno", como sucedió con Colombia, Reino Unido, España, Canadá, Guatemala y Honduras.

Por su parte el presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), Marcos Martínez Gavica, aseguró que "por su solidez" la economía mexicana no se ha visto afectada por el incierto desenlace
del proceso electoral.

Martínez Gavica desestimó la posibilidad de un fraude en los comicios debido a la "activa participación ciudadana", pero reconoció que pudieran existir algunas irregularidades, que llamó a resolver por cauces institucionales y aseguró que la banca mexicana trabajará con el próximo Ejecutivo.

Añadió que las expectativas de inversión extranjera directa para 2006, estimadas en 15.000 millones de dólares, no se verán afectadas ya que la estabilidad de la economía se debe al control de la inflación, situada en el 3,18 por ciento y a las elevadas reservas
de divisas del país, entre otros factores.

En otro acto, el presidente Vicente Fox aseguró que el país cuenta con "una verdadera estabilidad macroeconómica, con los mejores indicadores que ha tenido la economía en su historia".

Sin embargo, el presidente de la Confederación Nacional de Cámaras Industriales (Concamin), León Halkin, advirtió que la economía mexicana no aguantaría que el Tribunal Electoral decidiera volver a contar voto por voto como lo pide López Obrador.

El empresario argumentó que esto generaría incertidumbre en los mercados internacionales y que, a pesar de la estabilidad de la economía, el país no podría estar durante dos meses sin conocer al ganador.

Otra voz crítica fue la de los observadores electorales de la organización civil mexicana Alianza Cívica, quienes consideraron que hay elementos "suficientes" para hacer un nuevo escrutinio "voto por
voto" y dar transparencia al proceso electoral.

Esta organización asegura que detectó irregularidades en 2.400 mesas de las 130.477 instaladas el día de la elección en todo el país.EFE