15 de julio de 2006

Beirut - Varios proyectiles israelíes han impactado contra dos vehículos en el sur del Líbano y han matado a 18 civiles, nueve de ellos niños, según la misión de la ONU en el país (MINUL). Las víctimas, que quedaron "completamente carbonizadas", estaban siendo evacuadas por los bombardeos de la localidad de Shamad. Fuentes policiales agregaron que los cohetes fueron lanzados desde el mar.

Las víctimas pararon en un acuertalamiento de la ONU a preguntar por un refugio, pero los cascos azules les denegaron el acceso, según la televisión Futuro.

Esta tarde, Israel ha bombardeado las sedes de Hizbulá y Hamas, y los puertos de Beirut, Jounyeh y Trípoli, la segunda ciudad en importancia del país.

Además, la aviación israelí ha bombardeado, también el sábado, la zona fronteriza del este del Líbano con Siria, según fuentes libanesas. El Ejército israelí ha precisado que estos bombardeos se han realizado sobre puentes y puntos de acceso fronterizo en territorio libanés. "No hemos bombardeado nada en Siria", explicó un portavoz militar.

Éste es el cuarto día de ataques consecutivos israelíes sobre territorio libanés.

Además, según los últimos datos facilitados por la agencia oficial ANN, al menos tres personas fallecieron en un bombardeo en las proximidades de Manaa, el paso fronterizo que une Líbano y Siria. Centenares de personas se concentraban allí a primera hora de la mañana, muchos de ellos turistas árabes que deseaban abandonar el Líbano.

Por otra parte, la aviación israelí ha vuelto a atacar los barrios del sur de Beirut, donde se concentra la mayoría de la población chií de la capital y uno de los principales feudos del grupo Hizbulá.

Según las autoridades libanesas, durante los tres días anteriores, 65 personas murieron en los ataques de la aviación israelí, cifra a la que hay que sumar los muertos de hoy. En el otro lado, al menos 10 israelíes han perdido la vida en ataques de la guerrilla libanesa.

Por parte israelí, cuatro soldados de la Marina desaparecieron después de que un avión no tripulado y cargado de explosivos, lanzado por Hizbulá, alcanzara anoche el barco frente a las costas de Beirut. Medios de comunicación israelíes indicaron que el ataque al barco, estacionado a unos 16 kilómetros de la costa libanesa y con 80 soldados a bordo, provocó un incendio y sufrió severos daños materiales.

Según fuentes de los servicios de inteligencia del Ejército de Israel, Irán tiene un centenar de combatientes en el Líbano y ha ayudado al grupo chíi Hizbulá en el ataque contra un barco de la marina israelí. Según estas fuentes, habrían lanzado un misil tierra mar de medio alcance y guiado por radar del tipo C-102 producido en Irán.

Por su parte, Hizbulá ha reanudado los ataques con cohetes katiusha contra distintas localidades del norte de Israel, después de una mujer y su nieto de cinco años perdieran la vida el viernes en un ataque con este tipo de proyectiles en una aldea próxima a la ciudad de Safed.

Desde primeras horas de la mañana decenas de cohetes fueron disparados por la milicia libanesa contra las ciudades de Naharía, Safed, Moshav Merón y en zonas abiertas de los Altos del Golán, aunque sin causar heridos.

Además, alcanzó por primera vez con un cohete la localidad israelí de Tiberíades, situada a unos 35 kilómetros de la frontera del Líbano. En el ataque, en el que seis cohetes hicieron blanco en la localidad, tres personas resultaron heridas leves por las esquirlas y se registraron daños materiales.

Los ataques están encaminados a presionar a Hamas para que libere al soldado israelí Guilad Shalit, secuestrado el 25 de junio por militantes de tres grupos rebeldes liderados por esta organización islámica.