Inculpan a único sospechoso por muerte de niñas en Bélgica

   

17 de julio de 2006

Bruselas, 17 jul (EFE).- Abdallah Ait Oud, el único sospechoso en el caso de la muerte de Stacy Lemmens, de siete años, y Nathalie Mahy, de diez, fue inculpado hoy de asesinato y violación por la juez de instrucción de Lieja (este de Bélgica), Pascale Goossens.

Ait Oud, de 38 años y acusado con anterioridad de secuestro y detención de las dos niñas, fue interrogado nuevamente este domingo, informó la agencia Belga.

Abdallah Ait Oud.

A pesar de que los investigadores le confrontaron con los resultados de un análisis de polen encontrado en los bolsillos de su pantalón, que le señalan como sospechoso por haberse localizado también entre los restos de las niñas, Ait Oud sigue negando toda implicación.

También fue confrontado con el testimonio de un testigo que aseguraba haberle visto el domingo 11 de junio a media tarde cerca del lugar donde los dos cuerpos fueron lanzados al agua, según dijo hoy la fiscal de Lieja Anne Bourguignont en rueda de prensa.

El testigo, que volvía a su casa después de una noche de juerga, aseguró que Ait Oud se comportaba de manera "extraña" y vestía "ropa arrugada".

También hay testimonios de varios niños y chicas jóvenes que aseguraron que Ait Oud se les había acercado y a algunos les había propuesto "ir a buscar tortugas".

"El culpable de este horrible crimen tiene que ser castigado y ya no puede reincidir", añadió Bourguignont.

Stacy y Nathalie desaparecieron en la noche del pasado 9 al 10 de junio y sus cuerpos fueron encontrados tres semanas más tarde junto a unas vías de ferrocarril, próximas al lugar donde fueron vistas por última vez.

Ait Oud comparecerá el jueves de nuevo ante la Cámara de Acusación de Lieja, que decidirá si prolonga o no su detención y le confrontará con los resultados de los análisis de ADN realizados a los objetos y muestras de sangre y esperma recogidos en su vivienda.

Existe el riesgo de que los resultados de ADN no sean satisfactorios, ya que los cuerpos de las dos niñas estuvieron flotando en el agua durante casi tres semanas, lo que hace temer a los investigadores que ya no haya suficiente ADN disponible o que el código genético esté destruido parcial o totalmente. EFE