Guardia Nacional construye vallas para atajar migrantes

   

17 de julio de 2006

Nogales (Arizona) - Un contingente de más de 200 soldados de la Guardia Nacional provenientes de Kentucky trabajarán durante las próximas tres semanas en la construcción de caminos y en la ampliación de vallas y barreras en la frontera Arizona-México.


El grupo de soldados, que llegó a Arizona el jueves, es el primero que se dedicará exclusivamente a la construcción de infraestructura en la frontera, y ya se encuentra trabajando en la ampliación de caminos en la ciudad fronteriza de Nogales, Arizona.

El teniente coronel Robert Hamm dijo que los soldados construirán barreras de 20 pies de alto a lo largo de la frontera que servirán para frenar el cruce de narcotraficantes.

Indicó que la mayoría de los soldados que se encuentran trabajando bajo temperaturas que superan los 100 grados Fahrenheit recientemente llegaron de Irak.

Con el arribo de estas tropas, se eleva a 750 el número de soldados de la Guardia Nacional asignados a la frontera de Arizona como parte de la operación "Jumpstar" anunciada por el presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, el pasado 15 de mayo.

Gustavo Soto, vocero de la Patrulla Fronteriza sector Tucson, informó de que la llegada de los soldados servirá para que más agentes de esta agencia federal se dediquen exclusivamente a la vigilancia de la frontera.

Agregó que el pasado viernes, soldados de la Guardia Nacional detectaron la presencia de un grupo de inmigrantes indocumentados y de inmediato informaron a los agentes fronterizos.

"Cuando los detuvimos, nos dimos cuenta que transportaban 600 libras de marihuana", dijo Soto.

El portavoz recalcó que la presencia de la Guardia Nacional tiene el propósito de apoyar a la Patrulla Fronteriza y que de ninguna manera se dedicará al arresto de indocumentados.

"Cuando la Guardia Nacional detecte la presencia de indocumentados, de inmediato nos lo informará a nosotros (la Patrulla Fronteriza)", dijo Soto.

Actualmente, un grupo de soldados opera en puntos estratégicos en el desierto de Arizona.

"No queremos decir en dónde están, porque no queremos alertar a los traficantes", sostuvo el vocero.

Se espera que otro grupo de 80 soldados provenientes del estado de Wisconsin llegue a Arizona esta semana. Así como se anticipa el arribo de otros 200 soldados de Carolina del Norte en dos semanas.

También se espera la llegada en los próximos meses de otro contingente proveniente de Hawai, para ayudar a la vigilancia de la frontera.

Representantes de la Guardia Nacional informaron que los soldados provenientes de Hawai serán asignados a áreas remotas lejos de las ciudades, pero no cerca de la frontera.

Los soldados se dedicarán a vigilar los caminos más alejados del desierto de Arizona, donde fallece la mayoría de los inmigrantes indocumentados en su intento por cruzar la frontera hacia EEUU.

Hasta la fecha, se han registrado las muertes de 110 indocumentados en el denominado sector Tucson de la Patrulla Fronteriza, que abarca el 90 por ciento de la frontera de Arizona con el mexicano estado de Sonora.

"Yo creo que su presencia (de la Guardia Nacional) es buena para nuestra comunidad, de esta manera los traficantes de drogas ya no buscarán entrar por aquí", dijo Mauricio Vázquez, residente de Nogales.

Agregó que mientras que los soldados se dediquen sólo a ampliar el muro fronterizo y a construir caminos, no ve porque pueda haber problemas. EFE