Pollo de Costa Rica podría entrar a partir del 31 de julio

   

17 de julio de 2006

Tegucigalpa - El ministro de Agricultura de Honduras, Héctor Hernández, dijo hoy que la frontera al pollo de Costa Rica podría ser abierta a partir del próximo 31 de julio, tras un cierre temporal a ese producto por un brote de laringotraqueítis.

El alto funcionario indicó a periodistas que las autoridades hondureñas esperan que Costa Rica erradique en las próximas dos semanas el brote de laringotraqueítis, detectado a mediados de junio en una granja en la provincia de Limón.


A raíz de ese brote, Honduras suspendió las importaciones de pollo de Costa Rica el 18 de junio pasado.

Según Hernández, quien hoy regresó de un viaje oficial por España, expertos hondureños están desde la semana pasada en Costa Rica conociendo sobre el brote de la enfermedad y lo que hacen las autoridades de ese país para erradicarla.

El ministro dijo que el presidente hondureño, Manuel Zelaya, está enterado de la situación, y que incluso le ha hecho llegar un mensaje a las autoridades de Costa Rica sobre la posición de Honduras.

Si el problema en Costa Rica se resuelve en las próximas dos semanas, Honduras abrirá sus fronteras a la carne de pollo de ese país "el 31 de julio", recalcó Hernández.

Según versiones difundidas en Tegucigalpa, al menos unos cinco furgones con carne de pollo de Costa Rica siguen esperando ingresar a Honduras en el sector de Las Manos, fronterizo con Nicaragua, desde hace dos semanas.

Hernández expresó que lo que Honduras ha hecho es tomar las medidas fitosanitarias para "evitar el ingreso al país de cualquier enfermedad aviar", de las que este país "está libre".

El 21 de junio pasado las autoridades hondureñas informaron de que la medida contra la carne de pollo de Costa Rica era "por tiempo indefinido".

El asesor de la Secretaría de Agricultura, Lizardo Reyes, indicó al respecto que Honduras, debe mantener una vigilancia permanente rigurosa en sus fronteras.

La medida de cerrar la frontera a la carne de pollo de Costa Rica fue solicitada a las autoridades de Tegucigalpa por la Asociación de Nacional de Avicultores de Honduras.
En Costa Rica, entonces se informó de que la Organización Internacional de Sanidad Animal alertó sobre un brote de laringotraqueítis en esa nación centroamericana.

La enfermedad causó la muerte de 34 gallinas de 280 que estaban infectadas.

Las restantes 246 fueron sacrificadas, según versiones procedentes de Costa Rica, cuyas autoridades de Comercio afirmaron que ese país está libre de gripe aviar.

El brote de laringotraqueítis es una enfermedad nueva y ajena a la gripe aviar, según los expertos. EFE