Honduras espera que fallo ante Nicaragua sea favorable

   

19 de julio de 2006

Tegucigalpa - Honduras espera de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) un fallo favorable en el contencioso marítimo con Nicaragua, que se dirime en ese alto tribunal, dijo hoy el canciller hondureño, Milton Jiménez.

El diplomático indicó a los periodistas que Honduras está "preparada con argumentos sólidos de carácter histórico, jurídico, político, social y económico" en la defensa de sus derechos marítimos en el Caribe.

Milton Jimenez, canciller de Honduras.


La CIJ anuncio hoy que el 5 de marzo de 2007 abrirá las audiencias orales públicas en el litigio que enfrenta a Honduras y Nicaragua por la delimitación del mar Caribe.

En diciembre de 1999, Nicaragua denunció a Honduras por una disputa marítima que enfrenta a ambos estados por la parte del mar Caribe que le corresponde a cada uno.

Honduras defiende que sus límites en el Caribe se marcan en el paralelo 15, en tanto que Nicaragua alega que los suyos comienzan en el paralelo 17.

Según el anuncio de la CIJ, Nicaragua mantiene que "la delimitación marítima del Caribe en la costa hondureña nunca ha sido determinada".

Por su parte, Honduras establece que existe una línea fronteriza de hecho, que transcurre a partir de un punto fijado en la desembocadura del río Coco, y que fue fijada tras un arbitraje realizado por España en 1906, que a su vez fue considerado "legal vinculante" por la Corte en 1960.

Pero, según Nicaragua, la postura hondureña ha provocado "repetidas confrontaciones" entre ambas naciones, y las negociaciones diplomáticas bilaterales para resolver este asunto han fracasado.

Jiménez subrayó que Honduras, desde que Nicaragua llevó el caso a la Corte Internacional de Justicia, se ha preparado con un equipo de asesores ingleses, franceses y españoles, y que espera que el fallo del alto tribunal de las Naciones Unidas sea conocido a mediados del próximo año.

Añadió que Honduras, "sin caer en triunfalismo, espera un fallo favorable", y que no cree que si la sentencia fuera desfavorable para Nicaragua, pudiera provocar después un conflicto con el vecino país, con el que actualmente existen "excelentes relaciones".

Nicaragua decidió en 1999 llevar el contencioso a la CIJ, luego de que Honduras y Colombia ratificaron un acuerdo marítimo en el Caribe, que Managua lo considera lesivo a su soberanía. EFE