Ataques se cobraron
280 muertos, heridos con
graves problemas

   

19 de julio de 2006

Beirut - La semana de ataques aéreos israelíes sobre el Líbano ha causado hasta el momento 280 muertos y 850 heridos, estos últimos con grandes dificultades para ser trasladados a los centros hospitalarios, según informó el ministro libanés de Sanidad, Mohamad Jalifa.


El ministro lanzó un grito de alarma sobre la situación de los heridos, que no pueden llegar a los lugares de tratamiento por encontrarse muchas vías de comunicación cortadas o por la continuación de los bombardeos.

Jalifa añadió que las autoridades han hecho lo posible para poner medicamentos al alcance de enfermos crónicos que sufren diabetes o hipertensión, pero también el tratamiento de estos últimos es problemático.

Hoy mismo, el responsable de UNICEF en el Líbano, Robert Laurent, alertó sobre la "situación catastrófica" que vive el país, con problemas en el suministro de agua, víveres y medicamentos en numerosas regiones.

Según la televisión LBC, veinte camiones sirios y jordanos cargados con ayuda para el país vecino se encuentran bloqueados en la frontera, sin poder pasar.

El presidente del Parlamento, Nabih Berri, responsabilizó a los países miembros del Consejo de Seguridad de la ONU por no obligar a Israel a cumplir con sus obligaciones humanitarias, algo que -dijo- sí hacen cuando se trata de otros países.

Por último, un responsable de Hizbulá ha asegurado que sus milicianos están preparados para hacer frente a Israel "durante mucho tiempo", que aún no han utilizado todas las armas a su disposición y que sus rutas de aprovisionamiento son todavía válidas, según informó la cadena LBC. EFE