Se resquebraja Poder Ciudadano con la salida de otro ministro

   
  • Orison Velásquez presenta su renuncia irrevocable al presidente Zelaya

20 de julio de 2006

Tegucigalpa - La desbandada en el Poder Ciudadano sigue y no se detiene. Esta vez el cuestionado ministro de Salud, Orison Velásquez, interpuso su renuncia irrevocable ante el presidente Manuel Zelaya, con lo cual se convierte en el quinto funcionario que deja la administración pública.

Orison Velasquez.


La situación de Velásquez se había vuelto insostenible en la Secretaría de Salud a raíz del permanente enfrentamiento que mantuvo con el Colegio Médico de Honduras (CMH), con el cual no pudo limar asperezas en su corta administración.

Una de sus decisiones más controvertidas fue haber quitado al Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) el manejo de las licitaciones de medicamento. Además, que nunca logró superar el agudo desabastecimiento que imperaba en los hospitales públicos.

A raíz de las malas relaciones que mantenía con sus subordinados, dos de sus principales colaboradores: el secretario general de Salud, Denis Castro Bobadilla y el director del hospital Escuela, Noé Villafranca, renunciaron a sus respectivos cargos.

Según fuentes cercanas del Ejecutivo, lo que llevó a Velásquez a renunciar al cargo fue la decisión del presidente Manuel Zelaya, de dejar a la Secretaría de Salud fuera del proceso de licitación de medicinas a raíz de los permanentes señalamientos en contra del titular de esa cartera.

"En efecto mis tareas en esta cartera ministerial han estado apegadas a los propósitos de su gobierno de proveer un sistema asistencial más justo de amplia cobertura y mejor calidad para el pueblo hondureño", dice Velásquez en una carta enviada al Presidente y leída esta mañana en radio América.

Añade que la tarea no ha sido facil "como lo demuestra el hecho que desde el inicio de mi gestión se han producido circuntancias particulares que, sin embargo, suelen presentarse en una secretaría tan compleja como la del sector salud pública".



A fin de que se establezca las transparencias con que he conducido los asuntos de esta dependencia estatal y de acuerdo con las pláticas que he sostenido con usted en las ultimas horas preento mi renuncia irrevocable al cargo a partir de esta fecha. Es mi deseo que se deje constancia de la probidad que han caracterizado mis actuaciones en la administración Zelaya Rosales, finaliza la misiva.

Antes de Velásquez también renunciaron a sus respectivos cargos, el gerente de la ENEE, Juan Bendeck; el director del hospital Escuela, Mario Noé Villafranca; el secretario general de Salud, Denis Castro y recientemente el tesorero general de la República.