Consejo de Seguridad inicia debate sobre crisis en Líbano

   
21 de julio de 2006

Al inicio de una sesión formal para intentar detener la escalada de violencia en Líbano, el Consejo de Seguridad de la ONU fue advertido hoy por Israel de que sus acciones militares no se detendrán hasta haber extirpado lo que el embajador israelí calificó “cáncer del terrorismo” en la región.


Israel descartó los llamamientos del Secretario General de la ONU y de la misión especial enviada a la región, para negociar un inmediato cese de las hostilidades.

El embajador israelí, Dan Gillerman, dijo que el grupo Hizbollah “ha ocupado, asolado, violado y saqueado Líbano”, para convertirse en el verdadero ocupante del país.

Según Gillerman, “el gobierno de Líbano, por sus propias razones políticas, ha escogido el conflicto con Israel en lugar de combatir el cáncer que ocupa el cuerpo y el alma de su país. Este cáncer debe ser extirpado. No puede ser parcialmente removido. Se debe remover sin dejar traza alguna o, como ocurre con el cáncer, regresará y se expandirá”.

El embajador libanés, Nouhad Mahamoud, replicó que Israel se oculta en el derecho a la autodefensa para perpetrar “una agresión cuya brutalidad ha excedido todas las expectativas y las agresiones previas”.

“Desde el inicio de sus operaciones militares hace diez días, Israel ha destruido la infraestructura de Líbano y atacado deliberadamente a la población civil” con un saldo hasta hoy de más de 350 muertos y más de mil heridos, además de unos 500 mil desplazados, agregó Mahamoud.

En la etapa inicial de la sesión, el Consejo escuchó también un informe del Vijay Nambiar, jefe de una misión especial enviada a la región por el Secretario General con el objetivo de buscar fórmulas para detener la espiral de violencia e iniciar negociaciones para una solución política negociada.

Nambiar reiteró la iniciativa de Kofi Annan de procurar un inmediato cese de hostilidades para luego dar paso a un paquete de medidas destinadas a enfrentar los problemas de fondo, entre ellos la presencia de la milicia de Hizbollah en el sur de Líbano.

El Consejo, que seguirá sus deliberaciones esta tarde, también escuchó un detallado informe de la situación humanitaria, a cargo de Jan Egeland, Subsecretario General de la ONU para Asuntos Humanitarios, quien viajará a Beirut para dirigir las operaciones de asistencia a la población civil.