Obispo anuncia nueva
protesta contra mineras
por daño ambiental

   

23 de julio de 2006

Tegucigalpa - El obispo la arquidiócesis de Copán, Luis Santos, anunció hoy que los sectores populares de esa región del occidente de Honduras protestarán el próximo martes contra los daños ambientales que consideran causan las mineras en el país.

La medida busca que el Parlamento derogue una ley de minería que permite la explotación de yacimientos a cielo abierto.

Santos señaló que él mismo protestará junto con otros sectores en La Flecha, en el departamento de Santa Bárbara, y que la manifestación incluirá el bloqueo de la principal carretera del occidente del país.

El obispo participó la semana pasada en un bloqueo de carreteras en Copán, en la que obreros, campesinos, maestros, estudiantes y representantes de la iglesia y otros sectores se manifestaron en contra de la actual ley de minería y la discusión de una nueva norma que regula esa actividad, que ahora analiza el Parlamento.

El religioso recalcó que el daño ambiental que causa la explotación minera afecta a las comunidades donde operan las compañías extranjeras dedicadas a esa actividad en el occidente y el centro del país.

Además, acotó, que el Estado recibe una miseria de los beneficios que logran las compañías como parte de la concesión que el Gobierno les concedió en su momento.

El obispo dijo que esperan recibir en La Flecha a una comisión del Parlamento y la Corte Suprema de Justicia, para conocer la posición oficial sobre las peticiones de diversos sectores que exigen que cese la explotación minera.

El presidente hondureño, Manuel Zelaya, dijo el sábado pasado que su gobierno no ha autorizado ningún permiso a compañías mineras, pero que tampoco anulará las concesiones otorgadas hasta ahora, salvo que violenten las leyes, con la utilización de métodos que contaminen el ambiente.

Zelaya le pidió a los representantes de la Iglesia y demás sectores del occidente del país que protestarán el martes, que no bloqueen la carretera porque ello le hace mucho daño a la actividad económica.

Enfatizó que, además, se crea un ambiente de incertidumbre a nivel internacional, que puede provocar que no llegue la inversión extranjera al país.

"Dije que no daré ni un permiso más, pero no puedo violentar los contratos existentes. Si una empresa tiene contratos o concesiones amparados en ley, no se pueden cancelar arbitrariamente", subrayó Zelaya.

"Si la empresa no está cumpliendo y está violando los derechos ambientales, entonces sí puedo cancelar el permiso, pero ese es un asunto que requiere análisis técnico y jurídico para no ser arbitrario, sino serio y responsable", agregó. EFE