Cuba denuncia "furia hitleriana" de nuevas medidas "Plan Bush"

   

24 de julio de 2006

La Habana - El presidente del Parlamento de Cuba, Ricardo Alarcón, considera que las últimas medidas que refuerzan el llamado "Plan Bush" para acelerar una transición en su país son una arremetida con "furia hitleriana contra la familia cubana". Alarcón analizó el paquete de medidas aprobadas el pasado 10 de julio por el gobierno estadounidense en el cuarto artículo de una serie que publica el diario oficial "Granma".

Ricardo Alarcón


El presidente del Parlamento señala que los cubanos "son tratados como si fuesen personas inferiores" y "se les convierte en un grupo especial fuera de la protección de la Constitución y las leyes".

El nuevo informe del llamado "Plan de Ayuda para una Cuba libre" endurece las restricciones en materia de visitas, remesas y envíos desde EEUU a Cuba dispuestas en mayo del 2004.

El legislador recordó que los cubanos residentes en Estados Unidos tienen que solicitar un permiso especial para poder visitar a Cuba, y sólo pueden viajar cada tres años.

"Por si esto fuera poco, Bush se arrogó la facultad de redefinir el concepto de familia excluyendo a tíos, sobrinos, primos y otros parientes", agregó.

"Todas esas medidas son discriminatorias y claramente contrarias a la Constitución y la legalidad norteamericanas", señaló en un artículo titulado "Bush y sus valores familiares".

Asimismo, Alarcón dijo que los cubanos y sus descendientes radicados en Estados Unidos "son tratados como personas inferiores, a las cuales se les imponen limitaciones a sus derechos individuales que no existen para ningún otro segmento de la población de ese país".

"No existe otra disposición que regule los vínculos de los demás habitantes de Norteamérica con los países de donde emigraron ellos o sus ascendientes", añadió.

Alarcón señaló en su artículo que el Gobierno estadounidense no se ocupa de cuántas veces los inmigrantes de otras nacionalidades visitan a sus familiares en el exterior, o cuánto dinero les envían en remesas.

El líder del Parlamento cubano sostuvo que el informe de este año "se congratula por los sufrimientos que ha causado".

Recordó además que hace años el Tribunal Supremo de EEUU reconoció que viajar a Cuba es un derecho de los estadounidenses y denunció que "ahora Bush, el pequeño, intenta convertirlo en una actividad criminal". EFE