ECONOMÍA

Honduras crecerá más que el resto de la región: Cepal

   
  • Latinoamérica crece y es menos vulnerable a las presiones externas

25 de julio de 2006

Santiago de Chile - La economía latinoamericana crecerá un 5 por ciento en 2006, con lo que completará cuatro años consecutivos de expansión, y se ha hecho menos vulnerable a las presiones externas, según un informe difundido hoy en Santiago por la CEPAL.


"Es la segunda vez que la región atraviesa por una situación de estas características en los últimos 25 años (la anterior fue entre 1991 y 1994)", señala el "Estudio Económico de América Latina 2005-2006", presentado hoy por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

En estos cuatro años, el crecimiento medio anual del Producto Interior Bruto (PIB) regional ha sido del 4,3 por ciento, lo que supone un incremento promedio del PIB por habitante del 2,8 por ciento, precisa el informe.

El crecimiento proyectado para 2006 por el organismo de las Naciones Unidas mejora la previsión del 4,6 por ciento hecha en abril pasado y es superior al 4,5 registrado en 2005, pero inferior al 5,8 por ciento de 2004.

La CEPAL prevé además que "en el contexto de una moderada desaceleración de la economía mundial" la región crecerá alrededor del 4,5 por ciento en 2007.

"La región es menos vulnerable a las perturbaciones externas", subrayó al presentar el informe el secretario ejecutivo de la CEPAL, el argentino José Luis Machinea, que advirtió de que existen "grandes diferencias entre países".

Agregó que a pesar de la menor vulnerabilidad, la mayor volatilidad internacional "obliga a acentuar el manejo contracíclico y a mejorar la institucionalidad fiscal".

Crecimiento sostenido
En este contexto, vaticinó que durante 2007 las economías de la región "seguirán creciendo, pero a un ritmo algo menor".

Según la CEPAL, este año la expansión será generalizada, en un rango entre 3,5 y 6,5 por ciento para la mayoría de los países, con las excepciones de Venezuela, la República Dominicana y Argentina, que crecerán a tasas superiores al 7,5 por ciento y, en el lado opuesto, de Haití, cuyo crecimiento rondará el 2,5 por ciento.

Por países, el máximo crecimiento corresponde a Venezuela y la República Dominicana, con un 8 por ciento, seguidos por Argentina, con un 7,6 por ciento.
La economía de Panamá crecerá un 6,5 por ciento, la de Perú un 5,8% y la de Chile un 5,6%, mientras la de Uruguay se expandirá un 5 por ciento.

Colombia y Honduras crecerán un 4,8 por ciento, Costa Rica un 4,3%, y Bolivia un 4,2%, en tanto que Brasil, México y Guatemala lo harán un 4 por ciento.

El PIB de Ecuador, El Salvador, Nicaragua y Paraguay se expandirá un 3,5 por ciento, y Haití, en el último lugar, lo hará un 2,5 por ciento.

Según el texto, el crecimiento repercutió favorablemente en los mercados de trabajo y la tasa de desempleo se sitúa por debajo del 9 por ciento en el primer semestre del año, a lo que se agrega la buena noticia de que ahora el aumento del empleo se da en el sector formal de las economías.

La CEPAL destaca que la región sigue logrando superávit por cuenta corriente, con fuertes diferencias entre países, sobre todo por el impacto negativo del aumento del precio del petróleo en América Central y la mayoría de las naciones del Caribe.

"El aumento en la factura petrolera ha sido dramático para los países de Centroamérica y el Caribe", recalcó Machinea, quien agregó que si el precio del hidrocarburo sigue en aumento por el conflicto en Oriente Medio, la situación aún será más dura.

Machinea valoró el mejor comportamiento de la región en cuanto a las cuentas públicas, la disminución de la deuda, la mejora de la inversión y el aumento del ahorro interno, que calificó de signos alentadores.

"A diferencia de lo sucedido en ciclos anteriores de crecimiento, esta vez los gobiernos han evitado las políticas fiscales expansivas, optando por la generación de mayores superávit primarios y por la cancelación de deudas", indicó.

La CEPAL reitera que aunque persisten factores de incertidumbre en la economía mundial, como una eventual acentuación de la volatilidad de los mercados, mayores aumentos del precio del petróleo y la situación bélica en Oriente Medio, la región está mejor posicionada para enfrentarlos.

"El desempeño económico y las políticas macroeconómicas observadas en América Latina y el Caribe en los últimos años permiten contar con "cierto margen de seguridad ante posibles variaciones de las condiciones externas, siempre que éstas sean moderadas", asegura la CEPAL.