Pobladores levantan protestas contra explotación minera

   

25 de julio de 2006

Tegucigalpa - Las protestas en contra de la explotación minera en Honduras se suspendieron hoy, luego de que el presidente hondureño, Manuel Zelaya, convocó a sus dirigentes a una reunión de negociación la próxima semana.

Carlos Reyes, coordinador del Bloque Popular, dijo a los periodistas que en una reunión hoy con Zelaya se acordó celebrar un encuentro el próximo 1 de agosto en San Pedro Sula (norte).


El dirigente sindical no dio detalles de las pláticas sostenidas con Zelaya, solo indicó que, tras acordar la fecha de la reunión, se ordenó suspender las manifestaciones públicas, que iniciaron hacia las 05.00 hora local (10.00 GMT), en varios sectores del occidente y centro del país.

Las marchas fueron promovidas por la Alianza Cívica por la Democracia, que aglutina a organizaciones populares, de derechos humanos y el presbiterio de la diócesis de Santa Rosa de Copán, con el fin de demandar la derogación de la Ley de Minería y la anulación de los contratos que permiten la explotación minera a cielo abierto, por sus consecuencias para el medio ambiente y la salud.

Las protestas incluyeron la ocupación de la carretera del norte, la mas importante del país, en las ciudades de Siguatepeque y Comayagua (centro), y la internacional, que comunica con las fronteras de El Salvador y Guatemala, en San Marcos, Ocotepeque (occidente).

Otros manifestantes se concentraron en la región de La Flecha, Santa Bárbara; Tomalá y Gracias, en Lempira, y en Tegucigalpa.

Centenares de policías fueron desplazados a los sitios donde se celebraron las protestas para "resguardar el orden", según un portavoz de la institución.

La diputada del Partido Unificación Democrática (UD, de izquierda), Silvia Ayala, dijo a los periodistas que la jornada de protestas transcurrió sin problemas, a pesar de algunos intentos de la Policía por desalojar a quienes cortaron el paso en el sector de La Flecha, Santa Bárbara (occidente).

Ayala dijo que helicópteros sobrevolaron las marchas con el objeto de intimidar a los manifestantes, quienes "no se atemorizaron y se mantuvieron en sus lugares".

En un comunicado, la Alianza recordó que Zelaya prometió en su discurso de toma de posesión que no iba a haber más contratos para explotación de minería a cielo abierto.

La Alianza también reclama que no se construya la represa El Tigre, en la frontera con El Salvador, y la inmediata aprobación de la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública, entre otros puntos. EFE