Lahud dice Hizbulá no está débil, puede resistir mucho tiempo

   

27 de julio de 2006

Beirut - El presidente libanés, Emile Lahud, dijo hoy que el movimiento chií Hizbulá, que combate contra Israel en el sur del país, "no está débil, puede continuar (los combates) durante mucho tiempo" y que "Israel nunca tendrá las armas de Hizbulá".

En una entrevista a la agencia Efe en el Palacio Republicano, Lahud minimizó además la influencia de Siria o Irán en el movimiento chií, asegurando que Hizbulá "es un actor puramente libanés, los que combaten son libaneses y luchan por derechos libaneses, no sirios o iraníes".

Emile Lahud.


La guerra no declarada entre Israel y Hizbulá comenzó el 12 de julio, cuando milicianos chiíes capturaron a dos soldados israelíes y propusieron canjearlos por prisioneros libaneses y árabes, a lo que Israel respondió con una ofensiva contra el sur y el este del Líbano que ha causado casi 400 muertos civiles, mientras que Hizbulá ha matado a medio centenar de israelíes, entre civiles y militares.

"Hizbulá tienen muchas cosas entre las manos para continuar (los combates); no están débiles, puedo asegurarle que podrán continuar mucho tiempo y los israelíes nunca tendrán las armas de Hizbulá porque, vista la forma que toman los combates, si toman tanto tiempo para hacerse con una aldea, para tomar sus misiles empleando solo la aviación, eso nunca podrán hacerlo", afirmó.

Lahud dijo también que todo despliegue de una fuerza internacional en el sur del Líbano deberá ser pactado entre los mismos libaneses, pues de lo contrario se cierne sobre el país la amenaza de "una guerra civil, que será mucho peor que el ataque exterior de los israelíes".

El presidente, considerado pro sirio y que mantiene una relación tensa con el primer ministro, Fuad Siniora, y las cancillerías occidentales, insistió en que toda solución a la crisis actual pasa por "un alto el fuego inmediato", y por ello se declaró "decepcionado" por los resultados de la Conferencia de Roma.

"Estamos verdaderamente decepcionados: habíamos pedido un alto el fuego y todo lo que hacen ahora es dictarnos condiciones; la única cosa positiva es que muchos países europeos y árabes, que al principio de los ataques contra el Líbano no eran muy favorables al alto el fuego, ahora lo son, pero desgraciadamente los Estados Unidos no quieren parar (los ataques) porque creen que usando la fuerza vamos a aceptar todas las condiciones dictadas por Israel".

Lahud aseguró que Siria "ha salido del Líbano (en 2005 sus tropas abandonaron el país) y desde entonces ya no se inmiscuye en nuestros asuntos (...) Cuando nos dicen que hay una influencia siria o iraní sobre Hizbulá, respondo: aún mayor es la influencia de Estados Unidos sobre Israel".

En cuanto a una posible integración de Hizbulá -llamado por el propio primer ministro "un estado dentro del estado"- en las instituciones libanesas, y en particular en el ejército, no lo descartó, pero aseguró que primero es necesario que Israel actúe para quitar la razón de ser a Hizbulá.

"Claro que sí (pueden integrarse), ya están en el estado, ya están en el gobierno y el Parlamento, pero démosles una oportunidad. Si (Israel) concede al Líbano sus derechos, ya no habrá más Hizbulá: hemos pedido las Granjas de Cheba, los presos libaneses en sus cárceles y los mapas de minas terrestres en el sur del país, son todas demandas justas".

Lahud se quejó de que la comunidad internacional trate a Israel con tanta permisividad: "Ayer mismo golpearon un puesto de observación de la ONU y dejaron cuatro muertos, Israel con sus bombas inteligentes puede acertar a un metro de sus blancos. Eso no fue un error, y nadie ha reprendido a Israel (...) pero cuando Hizbulá toma dos soldados como rehenes para liberar a tres libaneses que llevan 30 años en Israel, lanzan un ataque masivo como si fuera la segunda guerra mundial. ¿Es esto justo? ¿Dónde están los derechos humanos?", se preguntó.

El presidente aseguró que el ataque de Israel contra el Líbano estaba en realidad planificado desde el año 2000, y la captura de dos soldados israelíes por parte de Hizbulá no fue sino un pretexto para lanzar esta ofensiva.

En su opinión, Israel teme la competencia de su vecino del norte: "cuando el Líbano florece y está en un buen momento, entonces puede entrar en competencia con Israel", sobre todo en el ámbito económico, y esta es en su opinión una razón clave para entender la ofensiva israelí.

En cuanto a los planes de un "nuevo Oriente Medio" expuestos por la secretaria de Estado de EEUU, Condoleezza Rice, Lahud se mostró sarcástico.

"¿Qué quiere decir, habla de democracia? ¿es democracia lo que están haciendo en el Líbano? ¿o lo que está pasando en Irak? ¿o lo que pasó en Palestina, donde hubo elecciones, y cuando un grupo (Hamás) las ganó, Estados Unidos ya no los quieren. El Líbano puede enseñar a Estados Unidos la democracia, tenemos libertad para decir lo que queremos y nuestros medios de prensa tienen más libertad que en Estados Unidos", subrayó.

"Lo que está sucediendo es un crimen contra la Humanidad, una verdadera tragedia, si no interviene la comunidad internacional, entonces Israel podrá después atacar a otros países", concluyó a modo de advertencia. EFE