FFAA dice que no instalará base militar en La Mosquitia

   

28 de julio de 2006

Managua - El jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas de Honduras, general Romeo Vázquez, aseguró hoy en Managua que su país no planifica con Estados Unidos instalar una base militar cerca de la frontera con Nicaragua.

Lo que planifican, según el jefe castrense hondureño, es instalar un tanque de combustible en la base militar de Mocorón, ubicada a 70 kilómetros de la frontera con Nicaragua.

General Romeo Vázquez


"Esta es una simple intención que estamos contemplando en nuestros planes a futuro, establecer un tanque de combustible en esa zona, pero no es que se haya establecido ni sabemos cuando todavía", agregó.

Señaló que ese proyecto "es una simple extensión por lo costoso y lo difícil que es llevar un tanque de combustible" a la región caribeña de La Mosquitia, en Cabo Gracias a Dios, fronterizo con Nicaragua, para combatir el narcotráfico.

"Ha habido una confusión de términos", insistió el jefe militar de Honduras a los periodistas luego de participar en una reunión de la Conferencia de las Fuerzas Armadas de Centroamérica (CFAC).

"Eso, creo yo, ha dado lugar a una mala interpretación, pero eso es todo", anotó el general de Honduras, que agregó que "Mokorón es un lugar distante de la frontera con Nicaragua".

El miércoles pasado el jefe del Ejército de Nicaragua, general Omar Halleslevens, exhortó a Honduras respetar un memorando de entendimiento que ambos países firmaron en Washington el 7 de marzo de 2000, referido al equilibrio militar entre ambas naciones.

La petición del jefe militar nicaragüense obedeció a la supuesta pretensión de Honduras de instalar una base militar cerca de la frontera con Nicaragua.

Nicaragua y Honduras suscribieron en marzo de 2000, en EEUU, un acuerdo destinado a fomentar el equilibrio militar, garantizar la seguridad y fomentar la confianza entre ambos países.

El memorando, auspiciado por la OEA, establece el compromiso de ambos estados de intercambiar información sobre el número de puestos y las fuerzas militares que los ocupan, con el fin de lograr condiciones de verificación de los efectivos y puestos militares.

Ese memorando se firmó luego que Honduras y Colombia ratificaran en 1999 el tratado Ramírez-López, un acuerdo marítimo en el Mar Caribe, que Managua lo considera lesivo a su soberanía.

Nicaragua demandó en diciembre de 1999 a Honduras ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, en Holanda, por haber ratificado ese tratado que, según Managua, le cercena 130.000 kilómetros cuadrados de su plataforma marítima. EFE