Ex presidente Maduro preocupado por aumento de inseguridad

   

29 de julio de 2006

Tegucigalpa - El ex presidente hondureño Ricardo Maduro analizó hoy los primeros seis meses de la Administración de su sucesor, Manuel Zelaya, y expresó su preocupación por el aumento de los índices de inseguridad en el país.

En declaraciones a la prensa, Maduro (2002-2006), dijo reconocer que el actual mandatario ha impulsado "cosas positivas" para el país, como el mantener la estabilidad de la moneda nacional, el lempira, frente al dólar; la reducción de los índices de inflación y el crecimiento económico del país.

El ex presidente Maduro supervisando un operativo en una unadidad de transporte urbano, durante su mandato.


No obstante, expresó su preocupación por el repunte de los índices de seguridad y señaló que, según estadísticas de compañías aseguradoras, el robo de vehículos se ha incrementado en algunos casos en más de un 80 por ciento.

Esta es la primera vez que Maduro accede a dar declaraciones a la prensa tras entregar el 27 de enero pasado el poder a su sucesor, del Partido Liberal.

"Creo que todavía tenemos una base sólida, con un país en crecimiento, sin complicación mayor, sin devaluación, con sectores turismo y agroindustria de muy buena recuperación", comentó el ex presidente.

Entre los principales problemas de la actual Administración, enumeró el cumplimiento del Estatuto del Docente y los altos precios de los combustibles.

Maduro expresó su optimismo en que la actual Administración logre reducir los precios de los combustibles en el mercado interno, como resultado de un proceso de licitación internacional de compra de estos productos.

También, a que alcance un acuerdo satisfactorio con el gremio de los maestros, que demanda el cumplimiento de las cláusulas salariales del Estatuto del Docente.

"En el problema de los maestros debe ponerse primero la calidad de la educación a la par de los sueldos de los maestros, y si vamos a dar aumentos, asegurar una forma de exigir el cumplimiento del calendario escolar", expuso.

Maduro consideró que el país no tiene capacidad para pagar el impacto económico del Estatuto del Docente, el que según una fuente técnica de la secretaría de Educación le representaría al Gobierno al menos 5.400 millones de lempiras (unos 284 millones de dólares).EFE