Ahmadineyad dice a
Annan Irán no renuncia enriquecimiento uranio

   

03 de septiembre de 2006

Teherán - El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, comunicó hoy al secretario general de la ONU, Kofi Annan, que su país no piensa suspender el polémico enriquecimiento de uranio como condición previa a las negociaciones nucleares.

Ahmadineyad aseguró la disposición de su país a dialogar para encontrar una salida a la crisis nuclear, pero dejó claro que su país tiene un derecho innegociable a la energía nuclear.


En una rueda de prensa conjunta con Annan, el ministro iraní de Exteriores, Manuchehr Mottaki, explicó que aclararon al secretario general de la ONU que sus actividades nucleares "son pacíficas".

"La pelota ahora está en el tejado de EEUU y el Reino Unido, y les vamos a dar el tiempo suficiente para que se pronuncien sobre nuestra respuesta", dijo Mottaki en referencia a la réplica que Irán ofreció el pasado 22 de agosto sobre el paquete de incentivos propuesto previamente por las principales potencias europeas.

Ayer, los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea (UE) dieron un nuevo margen a Irán para que suspenda sus actividades de enriquecimiento de uranio aunque, advirtieron, no dispone de un tiempo indefinido.

En este sentido, Mottaki declaró: "nosotros no les hemos pedido un plazo y hemos dejado la pelota en su tejado de manera oficial y por escrito. Tienen que estudiarla (la respuesta iraní) con precisión y esperamos su respuesta".

Por su parte, Annan dijo que es "optimista" tras escuchar a sus interlocutores iraníes, y añadió que ahora entiende mejor la postura de Irán, que planea trasladar al Consejo de Seguridad.

Además, mostró su esperanza en que la próxima reunión, que "se celebre en breve" entre el Alto Representante para la Política Exterior y Seguridad Común, Javier Solana, y el principal negociador nuclear iraní, Ali Lariyani, ayude a iniciar "un trabajo serio" sobre este asunto.

Pese a la atención que ha suscitado el programa nuclear iraní, Annan recordó que su viaje a este país lo motivó la aplicación de la resolución 1.701 del Consejo de Seguridad de la ONU sobre el cese de las hostilidades en el Líbano.

Según Annan, el presidente iraní volvió a mostrar su apoyo a esta resolución y aseguró que su país colaborará con la ONU para participar en la reconstrucción del Líbano y recuperar la estabilidad en ese país.

Mottaki afirmó que en las conversaciones con Annan, las autoridades iraníes insistieron en la necesidad de que Israel levante el bloqueo aéreo y marítimo sobre el Líbano.

Annan aseguró que el "cese de las hostilidades ha continuado bien" y recordó que ha negociado con el Gobierno israelí sobre la necesidad de levantar el bloqueo al Líbano.

Ni Mottaki ni Annan mencionaron al movimiento chií pro iraní Hizbulá, que ha protagonizado el enfrentamiento con Israel durante un mes por el secuestro de un militar israelí y que según la resolución 1.701 debe desarmarse.

Además, ambos mandatarios también trataron sobre el Holocausto judío y la publicación en pasado septiembre por algunos periódicos europeos de unas caricaturas consideradas insultantes al profeta musulmán Mahoma.

"La miseria del Holocausto es un asunto triste...tenemos que asegurarnos de que estos sucesos no se repiten y evitar lo que pueda incitar el odio y la violencia", afirmó Annan, en aparente alusión a la conferencia internacional sobre el Holocausto convocada en Teherán el próximo mes de diciembre.

Durante su estancia en la República Islámica, el secretario general de la ONU se reunió, además, con Lariyani y con el jefe del Consejo para la Determinación de Irán, Ali Akbar Hashemi Rafsanyani.

Aunque se había comentado la posibilidad de que Annan se entrevistara con el Líder Supremo de la república, Ali Jamenei, esta reunión aún no ha tenido lugar. EFE