Miles de inmigrantes reclaman reforma integral en Washington

   

07 de Septiembre de 2006

Washington - Miles de personas saldrán hoy a las calles de la capital de EEUU para reclamar que el Congreso apruebe una reforma migratoria integral, en una convocatoria que espera repetir el éxito de las marchas de abril y mayo pasados.

Aunque los organizadores se abstienen de dar cifras, se espera que alrededor de 100.000 personas se manifiesten en favor de una reforma legislativa que incluya la legalización de los 12 millones de indocumentados que se calcula viven en Estados Unidos.

Esta marcha, a la que acudirá gente de 17 estados -la mayoría de la costa este del país-, es la principal de una serie de concentraciones convocadas por todo el país a lo largo de esta semana y que esperar reunir a un total de un millón de personas.

Además de exigir una reforma migratoria integral, los activistas lanzarán consignas en contra de las redadas en los sitios de trabajo y que, según afirmaron, han aumentado tras las marchas de abril pasado.

Para el padre Eugenio Hoyos, un sacerdote católico considerado uno de los líderes de este movimiento, este tipo de represalias retrae a la gente de salir a la calle para protestar.

"Queremos que los congresistas consideren el tema de la inmigración como una prioridad y que no eviten abordar el asunto por razones electoralistas", dijo Hoyos a EFE en referencia a las elecciones legislativas del próximo 7 de noviembre, en las que se renovará la Cámara de Representantes entera y un tercio del Senado.

Hoyos adelantó que en su discurso ante los manifestantes señalará a España como un ejemplo a seguir en materia de inmigración, "porque da más importancia al diálogo y trata el asunto con solidaridad y compasión".

Según Macrina Cárdenas, coordinadora legal de la Red de Solidaridad con México, los ataques antiinmigrantes en varios estados se han recrudecido, aunque no ofreció cifras.

Según la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales, este año más de 30 estados han aprobado 57 leyes que sancionan la contratación de indocumentados o les niegan una amplia gama de servicios sociales.

"Queremos una reforma migratoria amplia, justa, y rápida, que reconozca los aportes de los inmigrantes. Sabemos que ésta es una lucha larga y complicada, pero queremos que el Congreso actúe sin más demoras", dijo a Efe Yanira Merino, portavoz de la Coalición de la Capital Nacional para la Inmigración.

Agregó que: "Aunque no logramos frenar el proyecto del legislador (James) Sensenbrenner, que criminaliza a los inmigrantes indocumentados, sí pudimos influir en la versión que aprobó el Senado, que es menos punitiva y mucho más realista".

La portavoz se refería al proyecto del republicano Sensenbrenner aprobado en diciembre pasado y que, entre otros elementos, autoriza la construcción de un muro en la frontera sur, convierte en criminales a los inmigrantes indocumentados y sancione a quienes les brinden ayuda.

La versión del Senado es la única que incluye una posible legalización de buena parte de la población indocumentada en EEUU.

Ambos proyectos deben ser armonizados en un proceso bicameral. Sin embargo, los republicanos que dominan la Cámara de Representantes se oponen a la versión del Senado y programaron decenas de audiencias en julio y agosto para analizar el tema.EFE