Vicepresidente justifica su papel cuando defendió atacar Irak

   
10 de septiembre de 2006

Washington - El vicepresidente de EEUU, Dick Cheney, justificó hoy su papel cuando defendió atacar Irak en el 2003, así como las escuchas telefónicas sin autorización judicial respaldadas por el presidente de EEUU, George W. Bush, para luchar contra el terrorismo.

En una entrevista difundida por la cadena de televisión estadounidense "MSNBC", Cheney, uno de lo principales adalides de la invasión de Irak, apuntó que parte de su trabajo "consiste en pensar en lo impensable, de enfocar lo que los terroristas pudieran tener guardado para nosotros".

Dick Cheney.

A su vez, indicó que hay "mucho trabajo por delante" en la lucha contra el terrorismo.

Por otro lado, negó algunas informaciones periodísticas estadounidenses según las cuales su influencia en Washington se debilita por su supuesta falta de cálculo en el conflicto con Irak, y por no contar tanto con la atención de Bush, en favor de otros compañeros de gabinete.

También negó haber dicho "claramente" en su día que el derrocado presidente de Irak, Sadam Husein, desempeñara algún papel en los atentados del 11 de septiembre del 2001.

Todo ello, según Cheney, lo hizo de acuerdo con las informaciones que le proporcionaron en su día los organismos de espionaje de su país.

Interrogado sobre el asunto, contestó afirmativamente que EEUU hubiera invadido Irak en el 2003, aunque la CIA le hubiera informado a él y Bush de que este país no poseía armas de destrucción masiva.

Por último, se mostró en desacuerdo con una juez federal de que la ciudad de Detroit (EEUU) ordenara en agosto pasado interrumpir de forma inmediata las escuchas telefónicas sin autorización judicial.

La magistrada, Anna Diggs Taylor, emitió un fallo en el que considera que el programa de espionaje puesto en marcha por el Gobierno dentro de EEUU es inconstitucional. EFE