“Mel” se reunirá con Bush para hablar de combustibles

   
Zelaya se volverá a encontrar con George Bush para hablar de la licitación de combustibles.

11 de septiembre de 2006
Por Dagoberto Rodríguez
Proceso Digital

Tegucigalpa - El presidente Manuel Zelaya confirmó hoy que se reunirá, en el curso de este mes en Nueva York, con su similar George W. Bush, para abordar el tema de la licitación internacional de combustibles que promueve su gobierno y cuyas bases han sido fuertemente cuestionadas por la embajada de EE UU y el sector empresarial.

El gobernante hizo el anuncio en el marco de la inauguración del seminario “Reflexiones sobre el Futuro de Honduras” que se instaló hoy en un hotel de esta ciudad con la presencia de personalidades de los sectores político, social y empresarial de Honduras.

Respecto a este tema, dijo que además de las acciones que se están tomando directamente con las compañías importadoras de combustibles, este martes parte a Washington una misión del gobierno hondureño para entrevistarse con personeros del Departamento de Comercio de EE UU.

“Mañana sale una misión a Washington para hablar con ellos. También tenemos reuniones importantes con el embajador (Charles Ford) para hablar sobre este tema y se nos ha confirmado una cita en Nueva York con el presidente Bush, el embajador me la ha confirmado este fin de semana para hablar sobre este tema”, apuntó.

Zelaya volvió a defender vehementemente la licitación internacional de carburantes que impulsa su administración y aseguró que la misma no violenta el Tratado de Libre Comercio y el Convenio de Promoción de Inversiones suscrito con Estados Unidos, ni ninguna otra ley interna del país.

“Mis palabras sobre este tema son totalmente claras, yo creo que nadie que esté con una visión de justicia puede oponerse que este país reciba precios justos de los derivados del petróleo, no puede oponerse a que este país tenga un mercado del petróleo transparente, la mejor oferta y el mejor precio internacional”, dijo.

Zelaya insistió en que las bases de licitación aprobadas por su gobierno y ratificadas por el Congreso Nacional no violentan las inversiones privadas del rubro, porque las compañías importadoras seguirán distribuyendo sus cuotas en el mercado interno, solo que bajo un marco de competencia.

“Yo no creo que nadie se oponga que se combata la corrupción, se combatan los oligopolios y se combatan los privilegios que tiene de rodillas a este país en materia energética”, aseveró.

El jefe de gobierno volvió a señalar que la licitación ha tenido una reacción adversa de los que no quieren competir, de los que no quieren libertad de mercado y de los que no desean entrar en un espacio de libre oferta y demanda, en clara alusión a las importadoras y el Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Coehp)

“Creo que los empresarios, que deben ser los voceros del libre mercado, la competencia y la transparencia, estén algunos sectores opuestos de que Honduras salga al mercado internacional para buscar un mejor precio de los productos derivados del petróleo”, aseveró.

En su exposición el gobernante destacó, además, la actual situación económica del país derivada de su política energética y de la no imposición de más cargas impositivas a los hondureños y también cuestionó algunas medidas adoptadas por los últimos gobiernos del Partido Nacional, cuyos principales dirigentes estaban presentes en la reunión.