Lage inaugura reunión de cancilleres con críticas a EEUU

   
13 de septiembre de 2006

La Habana - El vicepresidente cubano, Carlos Lage, inauguró hoy la reunión ministerial de la XIV Cumbre del Movimiento de Países No Alineados (NOAL), con un discurso en el que criticó con dureza a EEUU y al modelo neoliberal.

"Es necesario, urgente y posible otro mundo y no hacen falta guerras para conquistarlo, si tomamos conciencia, si nos unimos, sin nos disponemos a defender con ideas y con firmeza nuestros derechos, podemos lograrlo", afirmó Lage ante los cancilleres de casi la totalidad de los 116 países miembros del NOAL.

Carlos Lage


"Es esencial el papel que nuestro movimiento debe desempeñar en la búsqueda de un nuevo sistema de relaciones internacionales", agregó tras denunciar el "absurdo y cruel" orden internacional impuesto por el modelo neoliberal y la hegemonía de Estados Unidos.

"Somos no alineados a las guerras, no alineados al terrorismo, a la injusticia, a los dobles raseros", señaló Lage, uno de los seis hombres fuertes del gobierno provisional que encabeza Raúl Castro desde el pasado 31 de julio, cuando el presidente cubano, Fidel Castro, se vio obligado a delegar el poder en su hermano menor mientras se recupera de una delicada intervención quirúrgica.

"En medio de guerras y amenazas de más guerras", dijo, el mundo "es todavía más injusto y desigual".

"Una verdadera dictadura se quiere imponer mediante la guerra y el poder económico, pretendiendo desfigurar la realidad con un discurso intolerante y engañoso", afirmó.

"La democracia y los derechos humanos convertidos más en pretexto que en objetivos no pueden existir en un mundo cada vez mas desigual", insistió Lage.

La pobreza, afirmó, es consecuencia del "colonialismo" y de un orden internacional "injusto y criminal, no de la supuesta corrupción e incapacidad de nuestros gobiernos".

"Más desregulación, más libre comercio equivale a más desigualdad, más pobreza, mas marginación", aseguró el vicepresidente cubano, convencido de que el terrorismo es consecuencia de la injusticia, la pobreza y las desigualdades y no de "ideologías radicales que deban ser barridas con bombas y misiles".

"Este es el mundo que nos ha regalado el consenso de Washington, este el mundo que nos ha regalado el neoliberalismo, las trasnacionales, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, el gobierno de Estados Unidos y los países poderosos", añadió.

"Debemos luchar por un mundo en el que sea impensable la agresión y ocupación de país alguno para alcanzar ventajas materiales o geopolíticas, en el que no se permitan las agresiones como la que sufre hoy el pueblo libanés o las atrocidades de Israel contra el pueblo palestino", insistió.

"Que no se intente prohibir que una nación soberana acceda a la energía nuclear con fines pacíficos, mientras se ayuda a otro a acumular arsenales nucleares", dijo.

Es preciso, añadió, "luchar por la concepción de un nuevo orden económico mundial más justo y equitativo en el que prime el trato especial y de diferenciado para los países del Tercer Mundo".

Las jornadas ministeriales concluirán mañana para dar paso a la Cumbre de jefes de Estado y de Gobierno que concluirá el sábado con la aprobación de un documento final en el que se abordan asuntos como el terrorismo, la agresión israelí a el Líbano y la situación en Irán. EFE