FMI mejora sus perspectivas de crecimiento para América Latina

   
14 de septiembre de 2006

Singapur - América Latina crecerá este año un 4,8 por ciento, y en 2007 un 4,2 por ciento, más que lo previsto inicialmente, según el FMI, que al mismo tiempo se manifestó "preocupado" por el riesgo de que algunos países caigan en el "populismo".

La región ha superado las expectativas del Fondo Monetario Internacional (FMI) en los últimos seis meses, por lo que el organismo aumentó en cuatro décimas su pronóstico de crecimiento para 2006 y en seis décimas para 2007, en su informe semestral "Perspectivas Económicas Mundiales", divulgado hoy.


No obstante, el análisis del Fondo está repleto de advertencias de que las cosas pueden girar en la dirección contraria cuando se reduzca la gran liquidez actual a nivel mundial y los inversores se lo piensen dos veces antes de poner su dinero en activos de riesgo, circunstancias que el organismo considera "probables".

El FMI manifestó su "inquietud" por la "incertidumbre política" en América Latina, generada por las dudas sobre si algunos gobiernos resistirán la tentación de adoptar "medidas populistas".

El economista jefe del Fondo, Raghuram Rajan, achacó esta situación a que el crecimiento en la región ha favorecido a la población de forma muy desigual, lo que ha dado lugar a demandas de mejor acceso a la educación y a la salud "que están encontrando su voz en los movimientos más populistas".

"Es necesario responder a esta demanda de que se repartan los frutos de la prosperidad, pero de una forma que aumente las oportunidades para todos, y no que le quite a unos para dar a otros", explicó Rajan.

El informe también citó con preocupación el aumento del gasto público, especialmente en Venezuela.

Este año se han celebrado o tendrán lugar un gran número de elecciones en la región, lo que siempre tiende a convencer a los Gobiernos a aflojar el bolsillo.

El Fondo alertó de que no todos los países están gastando el dinero extra de forma adecuada y pidió austeridad fiscal para reducir la deuda exterior, como no deja de hacer nunca en sus informes sobre la región.

En lo que no se gasta lo suficiente es en inversiones en el sector de los hidrocarburos, según el Fondo.

Mientras que Brasil ha logrado este año la autosuficiencia energética, la producción en países como México y Venezuela crece muy lentamente o se contrae, de acuerdo con la institución.

Sus críticas más duras, no obstante, las dirigió a Bolivia y Ecuador. Afirmó que la decisión de nacionalizar los hidrocarburos por parte del Gobierno de Evo Morales "ha aumentado la incertidumbre y puede haber puesto en peligro las perspectivas de nuevas inversiones".

A Quito le recordó que la producción de la empresa estatal petrolera Petroecuador ha caído y que el aumento del bombeo "depende de la capacidad del Gobierno para mejorar el clima de inversiones".

A pesar de todas estas advertencias, en su informe de hoy, el Fondo ha mejorado sus pronósticos de crecimiento para las economías más grandes de la región.

Tirarán del carro dos países que son muy críticos con las políticas económicas recomendadas por el FMI: Argentina y Venezuela.

El país austral crecerá un 8 por ciento este año, siete décimas más que lo que el organismo había predicho en abril, y un 6 por ciento en 2007, lo que supone una revisión al alza de dos puntos porcentuales.
El FMI también subestimó entonces a Venezuela, cuya economía se expandirá un 7,5 por ciento en 2006 y un 3,7 por ciento en 2007.

En la anterior edición del informe, la institución dijo que el Producto Interior Bruto (PIB) de Venezuela subiría un 6 por ciento este año y un 3 por ciento en 2007.

Brasil también crecerá más: un 3,6 por ciento este año y un 4 por ciento el siguiente. Y lo mismo hará México, con aumentos del 4 por ciento y el 3,5 por ciento en los mismos períodos.

Aunque buenas, las cifras latinoamericanas palidecen comparadas con las de otras regiones de países en desarrollo.

Asia, sin incluir Japón, se expandirá cerca de un 9 por ciento anual hasta 2007, mientras que Africa registrará un crecimiento del 5,4 por ciento este año, y del 5,9 por ciento en 2007.