Convención proclama a
López Obrador "presidente legítimo" de México

   

16 de septiembre de 2006

México - El dirigente izquierdista Andrés Manuel López Obrador fue elegido hoy "presidente legítimo" de México por cientos de miles de seguidores asistentes a la Convención Nacional Democrática (CND) en el Zócalo capitalino.

Fuentes de la CND indicaron que en esta reunión están registrados 1,2 millones de "delegados" provenientes de diversos estados del país, que llenaron la principal plaza de la capital mexicana y las calles adyacentes.

Los "delegados" también rechazaron "la usurpación" y desconocieron a Felipe Calderón como presidente de la República, "lo mismo que a los funcionarios que él designe", así como la "República simulada", antes de declarar "la abolición del régimen de corrupción y privilegios".

Los asistentes criticaron el fallo "inapelable" de los magistrados del Tribunal Federal Electoral que ratificó el triunfo en las elecciones del 2 de julio del conservador Felipe Calderón, del Partido Acción Nacional (PAN), con una ventaja del 0,56 por ciento en la votación.

En la asamblea multitudinaria, los delegados tomaron su decisión en una votación directa y acordaron que la toma de posesión de López Obrador se lleve a cabo el próximo 20 de noviembre, cuando se conmemora el 94 aniversario del inicio de la Revolución Mexicana.

A mano alzada, los delegados se negaron a que López Obrador se limitara a ser un simple Coordinador de la Resistencia Civil Pacífica" y designaron "presidente de México, con potestad para nombrar a su "gabinete" y ubicar la "sede de gobierno" en la capital mexicana, así como para recabar fondos.

La Convención fue inaugurada por la escritora Elena Poniatowska, que se adhirió a la campaña de López Obrador desde que hubo un intento por desaforarlo como alcalde capitalino en abril de 2005.

Por su parte, los representantes de los partidos de la Revolución Democrática (PRD) del Trabajo (PT) y Convergencia ratificaron su apoyo a López Obrador y a las decisiones de la Convención.

La CND también nombró tres comisiones nacionales que se encargarán de impulsar los acuerdos que se tomen y entre las que se encuentran una de carácter político, una segunda para preparar un programa de resistencia civil y otra encargada de organizar una asamblea constituyente para elaborar una nueva Constitución.

Los miles de "delegados" aprobaron los doce puntos propuestos por la comisión organizadora y acordaron constituirse un organismo permanente cuyos resolutivos serán voluntarios y volverán a reunirse el próximo 21 de marzo de 2007.

La Convención fue clausurada por López Obrador, quien calificó la jornada como un "día histórico" porque se decidió abolir el "régimen de corrupción y privilegios y sentó las bases para la construcción y el establecimiento de una nueva República".

López Obrador aclaró que este camino no ha sido resultado de un capricho sino una salida a la crisis política que generó el proceso electoral que calificó como un "fraude".

La nueva República deberá promover la democracia, la soberanía del país, y destacó la necesidad de establecer el estado de bienestar para garantizar los derechos a la salud, la educación y la vivienda de todos los mexicanos".

El "presidente" de la Convención afirmó que su gobierno combatirá la corrupción, defenderá los recursos del país, y luchará por renovar las instituciones "que fueron corrompidas por una minoría".

Aseguró que la Convención ha tomado decisiones trascendentes, no solo abolió el régimen de privilegios, sino que se encamina en la construcción de una nueva República". EFE