Papa lamenta malentendido por discurso sobre islam

   

16 de septiembre de 2006

Ciudad del Vaticano - El papa Benedicto XVI está "vivamente disgustado porque algunos fragmentos de su discurso hayan podido sonar como ofensivos de la sensibilidad de los creyentes musulmanes y hayan sido interpretados de modo en absoluto correspondiente a sus intenciones".


Así lo señaló hoy, en una declaración, el nuevo secretario de Estado Vaticano, Tarcisio Bertone, en relación con el discurso pronunciado esta semana por el Papa en la Universidad de Ratisbona (Alemania) que ha recibido duras críticas de dirigentes musulmanes.

Bertone indicó que el Papa con la referencia en su discurso al emperador bizantino Manuele II Paleólogo, quería concluir "con un claro y radical rechazo de la motivación religiosa de la violencia, de cualquier procedencia".

Con la referencia a una cita de aquel emperador en su discurso, el Papa "no tuvo la intención, ni en absoluto la tiene, de hacerla suya".

Esa referencia la usó "como oportunidad para desarrollar, en un contexto académico y, según se extrae de una completa y atenta lectura del texto, algunas reflexiones sobre el tema de las relaciones entre religiones y violencia para concluir con un claro y radical rechazo de la motivación religiosa de la violencia, de cualquier procedencia".

Además, el Papa, "ante la ferviente religiosidad de los creyentes musulmanes, ha amonestado a la cultura occidental secularizada para que evite el desprecio de Dios y el cinismo que considera el escarnio de lo sagrado un derecho de libertad", agrega la nota.

El Papa "reiterando su respeto y estima por aquellos que profesan el Islám, desea que sean ayudados a comprender en su sentido preciso sus palabras para que, superado pronto este momento no fácil, se refuerce el testimonio al único Dios, viviente y existente" y "la colaboración para defender y promover juntos, para todos los hombres la justicia social, los valores morales, la paz y la libertad".

Bertoni indicó que la opción del Papa en favor del diálogo entre religiones y culturas "es igualmente inequívoco".