Al menos siete muertos
en últimas 24 horas
en frontera con EEUU

   

16 de septiembre de 2006

Tijuana (México) - Al menos siete personas han sido asesinadas, entre ellas un policía federal, en diversos incidentes de violencia en las últimas 24 horas en la ciudad mexicana de Tijuana, en la frontera con Estados Unidos, informaron hoy fuentes oficiales.


La Procuraduría (Fiscalía) de Justicia de Baja California dijo que entre las víctimas había un miembro en activo de la Agencia Federal de Investigación (AFI), dependiente de la Procuraduría General de la República (PGR).

La Procuraduría estatal informó de que las víctimas de estos asesinatos, de los cuales sólo identificó al miembro de la AFI, fueron tirados en la vía pública, dentro de vehículos, con huellas de golpes y con impactos de armas de fuego.

La dependencia precisó que el policía federal fue identificado como Noé Gaxiola, a quien los asesinos le pusieron en la boca su credencial de la PGR, su credencial federal de elector, y su licencia de conducir.

En días anteriores fue asesinado un miembros de la Policía Estatal Preventiva, al que le atornillaron su credencial en la cabeza, y otro ex agente estatal, a quien le colocaron en su cuerpo un mensaje escrito donde advertían que seguirían matando policías.

También el jueves pasado, sicarios integrados en un comando armado, abrieron fuego contra integrantes del Grupo "Coordinación" -integrado por policías estatales y federales- dentro de un restaurante, y mataron a un agente federal, a una camarera y una mujer que comía en el lugar.

Al día siguiente,viernes, los titulares de las diferentes corporaciones policiales de Baja California, las fiscalías, secretarios de Seguridad, y representantes del ejército, se reunieron para coordinar los esfuerzos y hacer frente al crimen organizado.

El gobernador de la entidad, Eugenio Elorduy, dijo hoy en Mexicali que se le había declarado la "guerra" al crimen organizado para garantizar que estas acciones no volvieran a repetirse, pero en Tijuana, se encontraron hoy cadáveres en diversos puntos de la ciudad. EFE