Chávez y Ahmadineyad sellan "alianza estratégica"

   
17 de septiembre de 2006

Caracas - Los presidentes de Venezuela, Hugo Chávez, y de Irán, Mahmud Ahmadineyad, sellaron hoy la "alianza estratégica bilateral" entre ambos países con la firma de varios acuerdos y convenios, la mayoría para crear empresas mixtas con tecnología iraní.

En un acto en la Academia Militar de Caracas, ambos gobiernos crearon un fondo de 2.000 millones de dólares para financiar parte de los 29 acuerdos de cooperación en diversas áreas concretados este domingo al inicio de la visita de unas 30 horas a este país del presidente iraní.

Los presidentes de Iran y Venezuela Mahmoud Ahmadinejad y Hugo Chávez.

La firma de los acuerdos y cartas de intenciones, a cargo de ministros y funcionarios de los dos países, se celebró en presencia de Ahmadineyad y de su colega anfitrión, bajo una pancarta en la que se leía "Viva la revolución de los pueblos libres".

Los nuevos acuerdos contemplan en su mayoría la creación de empresas mixtas con tecnología iraní, destinadas a la cooperación en diversas áreas, desde la exploración petrolífera a la producción minera, y desde proyectos petroquímicos a códigos de vuelo compartidos entre las compañías aéreas de los dos países.

Unas horas antes, a su llegada al aeropuerto de Caracas, el presidente de Irán dijo que su visita iba a ser "en beneficio de todos los pueblos del mundo y contra las injusticias que padecen".

Chávez destacó, a su vez, que Irán y Venezuela son países "con dos revoluciones que se dan la mano" y aprovechó para arengar a los militares encargados de rendir los honores.

También explicó algunos de los acuerdos entre los gobiernos de Caracas y Teherán, todos con transferencia a Venezuela de tecnología iraní y ninguno, subrayó, relacionado con la creación "de una bomba atómica".

"Ya empezaron los ataques de los imperialistas internos y externos (...) y dicen que el presidente de Irán viene a buscar uranio y que nosotros ya lo producimos (...); no se cansan de mentir", dijo Chávez, quien ya coincidió esta semana en Cuba con su colega iraní en la Cumbre de los No Alineados.

"La alianza estratégica entre Irán y Venezuela ya tiene más de siete años (...), y después de esta Cumbre histórica, donde el Grupo de los No Alineados ha sido relanzado con mucha fuerza, avanzaremos más allá de la cooperación para ir a la unión sur-sur que salvará al planeta y que es parte del código antiimperialista; el imperialismo norteamericano está en decadencia", agregó el presidente venezolano.

La última visita de un presidente iraní a Venezuela fue la de Mohamed Jatamí en marzo de 2005, cuando firmó 25 acuerdos de cooperación marítima y para la construcción de viviendas, y junto a Chávez inauguró una fábrica de tractores ya operativa que Ahmadineyad visitará mañana.

Chávez, a su vez, ya ha visitado Irán en cinco ocasiones, la última entre el 29 y 31 de julio pasado.

En recientes declaraciones, el ministro venezolano de Industrias Básicas y Minería, José Khan, sostuvo que la visita de Ahmadineyad representa, "sobre todo, el despegue de un nuevo modelo industrial que le dará valor agregado a la materia prima (...); se trata de ir, conjuntamente, rumbo a la soberanía productiva".

Khan dijo que Chávez ordenó que estas compañías "deben estar ubicadas en regiones" con altos índices de pobreza o con "necesidad de poblarlas", para convertirlas "en polos de desarrollo ligados a la red ferroviaria y a otras empresas mixtas" ya existentes.

Mañana, lunes, ambos gobernantes y sus comitivas viajarán al estado caribeño de Anzoátegui, donde en la denominada Faja del Orinoco las empresas petroleras de ambas naciones perforarán "el primer pozo petrolero en asociación bilateral", destacó el ministro.

Según Khan, "una vez perforado el primer pozo entre Irán y Venezuela", ambos presidentes viajarán al estado Bolívar, en el centro sur venezolano, donde se entregarán a pequeños productores los primeros quinientos tractores construidos por la recién creada empresa Veneirán, de los cuales -precisó- cincuenta ya fueron enviados a Bolivia. EFE