18 de septiembre de 2006
Redacción Proceso Digital 
  • “Ahora no sé que es lo que me depara el futuro y no sé que voy hacer después de estos cuatro años”, confiesa el joven director de la DEI

  • Confiesa que espera sobrevivir mediáticamente estos cuatro años del gobierno y no salir estigmatizado de esa polémica institución

Tegucigalpa - Su especialidad es el periodismo, pero decidió hacer una pausa en la búsqueda y redacción de las noticias y aceptó hacerse cargo de una de las dependencias más cuestionadas y delicadas del gobierno: La Dirección Ejecutiva de Ingresos (DEI), encargada de la recaudación de impuestos del Estado.

Armando Sarmiento es un joven periodista que aceptó el reto de dirigir la DEI y en los pocos meses al frente de esa dependencia ha cerrado las bocas de sus detractores. Sarmiento accedió a hablar con Proceso Digital en torno a su experiencia en estos últimos ocho meses y sobre su pasión por el periodismo.

Fluido y sincero al hablar, este comunicador social nos cuesta sus planes para despolitizar y adecentar esa institución. También nos relata su dura lucha para que la DEI ya no siga siendo un reducto de activistas políticos y una agencia de colocación de diputados y políticos de turno.

¿Por qué acepta este cargo, cuando de todos es sabido que su formación es en el área del periodismo?

Primero le voy a contar que yo no quería aceptar el cargo, yo no tenía interés por la administración pública, incluso dos semanas antes que el Presidente me propusiera el cargo había hablado con un colega periodista y me dijo: vos en que vas a trabajar y yo le dije que no tenía ningún interés.

Hasta ese momento trabajaba como corresponsal de la Agencia Italiana de Noticias en donde tenía un buen salario, trabajaba como editor del periódico El Libertador y era docente a medio tiempo en la Universidad Católica , tenía una buena perspectiva laboral.

El Presidente me llama un día y me dice que quiere tener a alguien de confianza dentro de la DEI y me propone que ceda al cargo, al principio me niego porque no tenía ningún interés en trabajar en la administración pública y le dije que podía ser cuestionado por el hecho de no venir de la misma disciplina académica y le recomiendo que se busque una persona con el perfil, pero me dice: en realidad no necesito alguien con experiencia en el área tributaria y aduanera y creo que vos podes desempeñarte perfectamente bien, uno de los aspectos importantes es la integridad y la honradez y yo sé que vos la tenés.

Me dio ocho horas para pensarlo, fueron las ocho horas más largas de toda mi vida porque estaba prácticamente cambiando de golpe lo que yo había planificado como mi trayectoria personal. Ahora no sé que es lo que depara el futuro y no sé que voy hacer después de estos cuatro años o el tiempo que dure en el cargo. Acepte porque lo tomé como un reto personal.

¿Qué piensa hacer al finalizar estos cuatro años?

No, no tengo la menor idea; no sé voy a tener que replantear un montón aspectos de mi vida a nivel personal y profesional porque renuncié a nivel profesional a buen trabajo en la Agencia Italiana de Noticias (ANSA), yo consideraba inapropiado estar en los dos cargos, pude haber pedido un permiso y seguramente me lo hubieran otorgado, pero yo considere poco ético con tanto periodista desempleado que hay por ahí, así que pensé que lo mejor era dar oportunidad a otro colega y la cedí la plaza a un compañero. No sé que voy hacer a futuro.

¿Vuelve a hacer periodismo?

Me gustaría volver al periodismo y posible que dentro de cuatro años ande con el currículo debajo del brazo pidiendo trabajo en El Heraldo, en La Tribuna , en Tiempo, no sé.

¿Anhela volver a escribir o hacer noticias?

Me gustaría volver a escribir, eso me hace mucha falta; el proceso creativo es algo que yo he explotado bastante y espero poder regresar.

¿Ahora en este cargo escribe algo de vez en cuando?

Básicamente correos electrónicos y memorandos, jajajajaja. Casi no me queda tiempo realmente.

¿Y la familia que opina de su posición en este gobierno?

La familia me ha estado respaldando en este proceso y creo que a pesar de los temores iniciales de ellos, pues no es un cargo fácil y un poco peligroso y uno se hace enemigos por todos lados, enemigos políticos, enemigos de grupos económicos, pero creo que después de eso hay un enorme apoyo y una creencia que estamos haciendo un trabajo bien y todos me respaldan.

¿Cómo es su relación con la prensa?

Mi relación con la prensa no es mucho mejor que antes, yo en el pasado era bastante apático, llegaba a las conferencias de prensa, preguntaba, me iba a trabajar. Era bastante solitario en ese aspecto y ahora he tenido una mejor relación con los colegas que antes; esas han sido una de las grandes paradojas de este trabajo.

¿Cómo lo ha tratado la prensa en estos meses?

Nos ha tratado muy bien, al principio se plantearon algunas dudas acerca de mis credenciales académicas, yo las considero justas y no guardo rencor por ninguno de los comentarios que se hicieron originalmente, pero creo que al final ha habido una buena comprensión del trabajo que estamos haciendo, porque es un trabajo bien hecho, sobre todo de integridad y transparente. Hemos tomado decisiones históricas, como publicar nuestra declaración jurada de bienes y fue la primera institución que lo hizo. También vamos a crear una comisión de ética y transparencia ciudadana para que la sociedad civil pueda saber lo que se está haciendo.

¿Cómo ve al gobierno en el área de comunicación y prensa?

Yo creo que el gobierno ha estado haciendo esfuerzos, talvez por comunicar las grandes líneas estratégicas, pero talvez no ha sido recibido bien por todos lo sectores. Lo importante es que hay un deseo del Presidente de manejar un gobierno con integridad, eficiente y creo que tenemos que seguir luchando para que la sociedad entienda eso.

Muchos funcionarios que ocuparon su puesto salieron cuestionados y estigmatizados ¿teme que le suceda lo mismo?

Es uno de los temores iniciales que se me plantearon cuando yo asumí el reto, pero creo que si uno maneja bien el personal, si mantiene controles permanentes sobre la gestión de ellos, si delega lo que tiene que delegar, pero mantiene control sobre lo indelegable, creo que tengo mas posibilidades de sobrevivir mediáticamente y no ser estigmatizado a futuro.

¿Qué huella espera dejar en la DEI ?

La huella que yo pienso dejar es la carrera administrativa tributaria y una institución blindada en contra de la corrupción y politización; creo que hemos dado los primeros pasos en ese sentido y estoy seguro que vamos a salir airosos.

¿Cómo ha enfrentado las presiones políticas?

Digamos que cuando hay un cambio de gobierno la expectativas de empleos son grandes y tradicionalmente lo que se ha hecho es borrar la memoria histórica institucional, cambiando a un grupo de militantes por otros, pero cambiamos esa lógica de trabajo y al principio hubo una cierta resistencia y los diputados han entendido que la DEI es un ente estratégico, que es necesario establecer procesos para el ingreso y se debe manejar un cierto criterio científico técnico para regular el ingreso.



¿En que situación está el sistema aduanero hondureño?

Tenemos una serie de problemas que afectan el trabajo en las aduanas, tenemos problemas de infraestructura, las condiciones de trabajo en las aduanas son infrahumanas y las posibilidades de dar un ambiente de trabajo digno para nuestros empleados son limitadas.

En segundo lugar tenemos problemas con la capacidad del personal, hay aspectos de capacitación que no han sido plenamente abordados y creemos que debe ser un aspecto a considerar, pero mas que todo el principal problema que nos afecta es que tradicionalmente las aduanas han sido uno de lo principales reductos del clientelismo político.

Nosotros hemos tratado de abordar estos problemas de tres formas distintas, uno estableciendo un plan maestro de infraestructura que nos permita remodelar las 18 aduanas del país y para eso contamos con un millón de dólares del BID, sin embargo esos fondos son insuficientes para realizar las mejoras que asciende alrededor de 60 o 90 millones de lempiras, sin que se incluyan unos proyectos que habíamos dejado por fuera originalmente. Otro estableciendo un programa agresivo de capacitación para mejorar los niveles de formación de los oficiales de aduanas, antes denominados contadores vista.

Tercer lugar hemos desarrollado un plan de incorporación de nuevos oficiales de aduanas en base a los meritos profesionales y no a la militancia política, esto implica un cambio cultural a nivel institucional porque las aduanas han sido el principal reducto para la contratación de los simpatizantes del nuevo gobierno. Nosotros queremos profesionalizar las instituciones y en ese sentido hemos abierto un espacio de participación de cualquier ciudadano que quiera optar a un cargo en el sistema aduanero y para eso lo estamos haciendo a través de la Comisión Especial Interinstitucional para la Modernización del Sistema Aduanero.

¿Cuántos currículums ha recibido?

Dos mil y ya hemos descartado 300

¿Cuántos se van tomar en cuenta?

Alrededor de 200 y 300 estamos tratando de emplear gente para la aduana, tenemos problemas con los turnos, pues hay aduanas que quedan prácticamente descubiertas y queremos reforzarlas.

¿No temen que está gente que ustedes están escogiendo sean despedidos en un nuevo gobierno?

Ya llegamos a uno de los aspectos más importantes de este proceso, los tres aspectos que inciden directamente en la corrupción en las aduanas son: primero la politización, pues los estudios sobre la corrupción en los sistemas tributarios establecen que la política incide en la corrupción a nivel institucional. El segundo son los bajos salarios, nosotros consideramos que un salario bajo es una invitación al delito, nosotros tenemos que crear una especie de blindaje para las personas que van ingresar al sistema aduanero que les permita tener una vida digna y que reduzca las tentaciones de aceptar un soborno.

Pero el aspecto más importante s la permanencia, o sea, las posibilidades que la gente pueda conservar su trabajo por varios años y que no dependa de las vicisitudes políticas y el cambio de régimen y para eso estamos buscando una carrera administrativa en el área tributaria y aduanera porque queremos darle estabilidad al empleado.

La corrupción es uno de los principales señalamientos en contra de la DEI , ¿Se hará una reestructuración o una sacudida del personal de aduanas?

Yo no hablaría precisamente de sacudida, yo estoy más bien hablando de un proceso quirúrgico de depuración y ya lo hemos iniciado, en realidad no nos gusta hacer mucha propaganda sobre el tema porque consideramos que estar públicamente discutiendo los casos de corrupción genera una mala percepción de la aduana. Sin embargo, creemos que hay casos que debe ser dados a conocer a la opinión pública y estamos trabajando en eso para buscar un servicio en el que se garantice la integridad de los funcionarios.

¿Qué otras medidas están en marcha?

Estamos por suscribir un convenio con la Fiscalía , la Procuraduría General de la República y la Secretaría de Seguridad para crear la Unidad de Investigación de Delitos Fiscales que no existe. Nosotros tenemos auditores y personas muy capacitadas en la institución, pero no tenemos expertos en investigación criminal, salvo por la Unidad de Transparencia Tributaria, la cual vamos a reforzar con este equipo de delitos fiscales.

¿Cuál va ser el papel de esta unidad?

Va a tener como fin perseguir a todos los evasores del fisco y los subvaluadores contrabandistas. Esta unidad va a contar con 21 personas y todos van a ser sometidos a un proceso mucho más riguroso que el de aduanas, prefiero no entrar en detalles, pero va a ser sumamente riguroso porque queremos profesionales de alto nivel, sin militancia política y sin padrinos políticos. Lo que queremos gente con integridad que nos pueda ayudar en este proceso. Para ello se va abrir un concurso público después que se firme el convenio con la Fiscalía.



¿Se ha despedido personal por actos de corrupción?

Se ha despedido personal por varias razones, nos hemos visto en la necesidad de hacer un cambio a nivel institucional porque consideramos que hay departamentos que deben manejarse con mayo celeridad y mayor eficiencia y estamos en ese proceso.

¿Los encargados de aduanas están dentro de ese proceso quirúrgico?

Si hay gente de las aduanas que va a ser considerada en este proceso de reestructuración, no tengo el número exacto en este momento, pero en realidad los cambios han sido mínimos porque los cambios no pueden ser grandes en una institución como ésta, es peligrosa una sacudida grande de personal porque podemos afectar la recaudación.

¿De cuánto es la evasión fiscal en Honduras?

Hay bastante especulación al respecto de cuánto sería el monto, en realidad es muy difícil saber a ciencia cierta a cuánto asciende la evasión en un país, porque si uno supiera a cuánto asciende se sabría quienes son los evasores y se le podría ir a cobrar el dinero.

Lo que si le puedo decir es que hay cuatro categorías de países en el mundo y Honduras forma parte del grupo mayoritario. En el primer grupo de países tienen una brecha fiscal del 10%, es decir, que sólo recauda 9 de 10 dólares que puede recaudar y lo componen tres países: Dinamarca, Nueva Zelanda y Singapur.

Después existe un segundo grupo compuesto por países que tiene una brecha fiscal del 20%, es decir, que recauda ocho de cada 10 dólares posibles, en estos están Chile, Estados Unidos, Canadá y algunos países de Europa occidental.

Después hay un gran número de países en los cuales la brecha fiscal anda por el 20 y 40% y en ellos están Brasil, Guatemala, México, Argentina, Nicaragua, Colombia, Venezuela y Colombia. El cuarto grupo tiene una brecha fiscal más allá del 40 por ciento en donde están la mayoría de países africanos y Asia central.

¿Cuánta es la gente que realmente tributa en Honduras?

Tenemos un listado de 238,000 contribuyentes, de los cuales 67,000 son los que están tributando, pero hay muchos que ya murieron y hay sociedades y personas jurídicas que han desaparecido, entonces se necesita hacer una depuración, pero para lograrlo se necesita fortalecer la institución.

La DEI actualmente recibe el 0.95 del total de la recaudación. A pesar de que se había acordado darle el 2 %; en el 2004 la DEI recibió el 1.3 del total de la recaudación, en el 2005, 1.0 % y cada vez no están dando menos y estamos recaudando más. En términos del Producto Interno Bruto la recaudación equivale al 17% del PIB.

Viene una fuerte presión por el gasto público ¿cómo piensa mejorar la recaudación?

Para este año tenemos contemplado recaudar más de 30,000 millones de lempiras, que creo que vamos a sobrepasar la meta de recaudación. Para poder cumplir nosotros con esta meta vamos a poner en marcha la reforma administrativa, el reforzamiento del personal y el combate a la corrupción.