El crudo sigue en picada
y ronda los 61 dólares

   
19 de septiembre de 2006

Nueva York - El precio del crudo de Texas registró hoy la mayor caída desde agosto y se sitúa cerca de los 61 dólares, con la perspectiva de que seguirán las negociaciones en torno a Irán y de que hay una amplia oferta para atender la demanda en EEUU.

El barril de Petróleo Intermedio de Texas (WTI) quedó hoy a 61,66 dólares en la Bolsa Mercantil de Nueva York (NYMEX), después de una bajada de 2,14 dólares o de un 3,4 por ciento, la mayor desde el 10 de agosto.


El fuerte retroceso ocurre después de dos sesiones seguidas en las que se registraron moderadas alzas y devuelve el valor de este tipo de crudo, el de referencia en EEUU, a los niveles a que se negociaba a finales de marzo.

James Mulva, presidente y consejero delegado de ConocoPhillips, la tercera mayor petrolera de EEUU, señaló que la moderación en la prima de riesgo que antes existía, a causa de la inquietud sobre una posible interrupción en el flujo de suministros a nivel global, es uno de los factores que favorece el descenso de precios.

"También tenemos muy buen tiempo. No hay huracanes y eso ha tenido un efecto positivo en el nivel de oferta", señaló durante una entrevista concedida hoy al canal financiero CNBC.

Mulva agregó que el buen ritmo de actividad de la industria y un amplio volumen de crudo y combustibles en reserva también ha contribuido a la moderación de los precios.

El barril de crudo WTI se ha depreciado en 16,74 dólares o un 21 por ciento en poco más de dos meses, después tocar un máximo histórico de 78,40 dólares en la sesión del 14 de julio.

Preguntado acerca de la dirección que pueden seguir los precios del crudo a corto plazo, Mulva respondió que era difícil hacer un pronóstico y que influía mucho la percepción del mercado sobre la meteorología, las reservas y otras variables.

"Creo que a un plazo más largo, continuaremos viendo unos precios del crudo bastante sólidos", resaltó.

Los analistas han recordado durante la fuerte tendencia bajista que se aprecia en este mes que gran parte de los asuntos que impulsaron a los precios por encima de 70 dólares no han desaparecido, como la inseguridad en Nigeria o la escasa capacidad para elevar la producción de crudo ante interrupciones imprevistas.

Los expertos también han relacionado el retroceso en los precios con una salida de fondos de inversión del mercado, después de mostrar en otros momentos una gran avidez por adquirir contratos de petróleo ante la perspectiva de que los precios podrían superar incluso los 80 dólares.

La impresión de que las potencias del Consejo de Seguridad de la ONU siguen aún dispuestas a dar una oportunidad a la diplomacia y al dialogo con Irán, ha rebajado la percepción de que vaya a decidirse con urgencia sanciones contra ese país.

El presidente de Francia, Jacques Chirac, declaró a la prensa después de pronunciar hoy un discurso ante la Asamblea General de la ONU que los seis países que negocian con Irán están comprometidos "en la negociación y por tanto en el diálogo" y que no iban a establecer ningún plazo en ese proceso.

El presidente de EEUU, George W. Bush, por su parte, señaló durante su discurso en la ONU que su país quiere una solución diplomática a la crisis con Irán, aunque reiteró que esa nación debe abandonar ambiciones de disponer de armas nucleares.

El fuerte retroceso de los precios no parece que por el momento haya alterado los planes de producción de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y su presidente, Edmund Dukuru, también ministro nigeriano de Petróleo, ha descartado un posible recorte del nivel de producción.

"Un descenso de los precios durante uno o dos días no va a hacernos cambiar de estrategia", señaló hoy en Argel. EFE