Chávez llama a Bush "diablo" por sus pretensiones hegemónicas

   

20 de septiembre de 2006

Naciones Unidas - El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, llamó hoy "diablo" al presidente de EEUU, George W. Bush, e instó hoy al mundo a alzarse contra las pretensiones hegemónicas estadounidenses que ponen en peligro la supervivencia del planeta.


En su intervención en el plenario de la Asamblea General de la ONU, Chávez dijo que la amenaza más grande que se cierne en este planeta son las estratégicas y pretensiones imperialistas de EEUU.

"El diablo está en casa. Ayer el diablo vino aquí. En este lugar huele a azufre", dijo Chávez, en referencia a la intervención de Bush.

Criticó que desde esta tribuna de la ONU, Bush se dirigiera a la audiencia "como si fuera el dueño del mundo para imponer recetas y para imponer su esquema de dominación, explotación y de saqueo del resto de los pueblos".

"No podemos permitir que se instale y consolide la dictadura mundial de EEUU", afirmó.

Chávez criticó duramente esa intervención, tras opinar que estaba llena de "cinismo e hipocresía" por intentar imponer una "falsa democracia de las élites, a través de bombazos, agresiones e invasiones".

"Hacia donde quiera que él mira, ve a extremistas que quieren escapar de la miseria, y recuperar la dignidad. Para él, Evo Morales (presidente de Bolivia) es un extremista", indicó.

"Lo que pasa es que el mundo está despertando, y empieza a insurgirse (rebelarse) contra el predominio y el imperialismo de EEUU", declaró.

Chávez pronosticó a Bush que vivirá una pesadilla el resto de sus días, protagonizada por aquellos que claman por la igualdad de los pueblos y el respeto a la soberanía de las naciones.

"Hago un llamamiento para detener esta amenaza imperialista. La pretensión hegemónica de EEUU pone en riesgo la supervivencia de la humanidad", remarcó.

Arremetió contra el sistema de la ONU y enfatizó la necesidad de impulsar la Asamblea General más allá de un órgano de deliberación, que no tiene ningún impacto en lo que está sucediendo en el mundo.

"El sistema de la ONU, nacido después de la (segunda) Guerra Mundial colapsó, se desplomó, no sirve", acotó Chávez, que propuso refundar el organismo internacional, a través de una expansión y reforma del Consejo de Seguridad (órgano de máxima decisión), así como conceder un mayor papel al secretario general.

Chávez aprovechó la ocasión para promover su candidatura a un asiento no permanente en el Consejo de Seguridad para el próximo bienio 2007-2008, en una contienda que cuenta como rival a Guatemala, el candidato que apoya EEUU.

Afirmó que su país representará una "voz independiente", que ha obtenido ya los apoyos decisivos de los países del Mercosur, la Comunidad del Caribe (Caricom), la Liga Arabe y muchos de los países de la Unión Africana (UA), así como también de Rusia y China.

"Si Venezuela entra en el Consejo de Seguridad va a traer la voz del tercer mundo, la voz de todos los pueblos del planeta", opinó.

Por otro lado, el presidente venezolano indicó que en medio de las amenazas, bombas y guerras preventivas, hay razones para el optimismo y destacó que se aprecia el comienzo de una nueva era.

"Se levantan corrientes alternativas y juventudes con pensamiento alternativo. La 'pax americana' y del modelo capitalista se vino abajo", aseveró.

Chávez indicó que la última cumbre mundial de los países del Movimiento de los No Alineados (NOAL), celebrada la semana pasada en La Habana (Cuba), ha demostrado el resurgimiento de este grupo alternativo. EFE