La OTAN controlará todo Afganistán con expansión
al este del país

   

28 de septiembre de 2006

Portoroz (Eslovenia) - El secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, anunció hoy la expansión de la misión de la Alianza en Afganistán hacia el este del país, con lo que pasará a ser responsable de la estabilización en todo el territorio afgano.


"Hemos decidido entrar en el este; es una decisión muy importante, clave, y ocurrirá muy pronto", declaró De Hoop Scheffer en una rueda de prensa al término de una reunión informal de ministros de Defensa de la OTAN en Portoroz, en el sur de Eslovenia.

Con la ampliación al este, la Misión de Asistencia a la Seguridad en Afganistán de la OTAN (ISAF) pasará de 20.000 a 32.000 efectivos, en un momento en el que el país vive su peor ola de violencia de los últimos años y en que la Alianza se enfrenta a una dura resistencia de los talibanes en el sur.

La medida, que se llevará a cabo en octubre, según fuentes aliadas, no requerirá sin embargo el reclutamiento de nuevas fuerzas, ya que unos 12.600 soldados de la operación antiterrorista "Libertad Duradera" liderada por EEUU pasarán a estar bajo mando de la ISAF mediante un sencillo cambio de insignias.

Además, aportarán helicópteros y aviones de vigilancia y transporte.
"Libertad Duradera" seguirá manteniendo otras 10.000 tropas en Afganistán bajo mando estadounidense, dedicadas a las operaciones antiterroristas de busca y captura de insurgentes.

El paso de los más de 12.000 efectivos estadounidenses a ISAF supondrá un balón de oxígeno para la OTAN, que desde su despliegue al sur del país el pasado 31 de julio ha hecho frente a una dura resistencia de los talibanes, lo que llevó al comandante supremo de la Alianza en Europa, general James L. Jones, pedir 2.500 refuerzos.

De momento, Polonia ha ofrecido un batallón adicional a la ISAF, Canadá unos 400 efectivos adicionales y Rumanía una compañía de reacción rápida.

"Hemos hecho progresos en la última semana y creo que lo estamos haciendo bien, pero aún no estamos allí", declaró hoy De Hoop Scheffer, aunque advirtió de que la extensión al este "no puede ser una excusa para dormirnos en los laureles".

La OTAN ha dejado claro hoy que no disminuyen las necesidades en el sur y ha urgido a los aliados a levantar las restricciones geográficas u operativas que pesan sobre sus fuerzas y les restan movilidad y flexibilidad.

El secretario de Estado norteamericano, Donald Rumsfeld, señaló que "cada nación debe hacer aquello en lo que se sienta cómoda", pero recalcó que "es muy difícil para un comandante no poder desplazar a sus fuerzas allí donde son necesarias".

Rumsfeld calificó como "una prioridad" la eliminación de estas restricciones, que afectan entre otros países a España, con vistas a la próxima cumbre de la OTAN, que tendrá lugar en Riga los próximos 28 y 29 de noviembre.

El ministro español de Defensa, José Antonio Alonso, aseguró en una rueda de prensa que "nadie en la reunión de hoy nos pidió que "dejemos de hacer lo que estamos haciendo para hacer una cosa distinta o en otro sitio".

"Estamos en el oeste del país y vamos a seguir exclusivamente en el oeste y haciendo justo lo que estamos haciendo en estos momentos", añadió.

Sin embargo, Alonso no descartó que los 700 efectivos españoles presentes en Afganistán puedan decidir ayudar desde el oeste a evacuar a un soldado herido en el sur, aunque dijo que "son cuestiones puntuales que dependen de nuestros mandos militares y no de la ISAF".

Los ministros también acordaron hoy por primera vez equipar al Ejército Nacional Afgano, y Rumsfeld destacó que se habían recibido importantes ofertas de armas y municiones así como para entrenar a las tropas afganas.

De Hoop Scheffer recalcó que también se había abordado la importancia de la reconstrucción en Afganistán y explicó que "la solución "no es militar, sino de desarrollo, aunque debemos utilizar los medios militares para crear las condiciones para el desarrollo".