Ancianos son obligados
a trabajar para sobrevivirr

   

30 de septiembre de 2006

Tegucigalpa - El Comisionado de los Derechos Humanos en Honduras denunció hoy que en este país los ancianos se ven obligados a trabajar para sobrevivir, y que más de la mitad de ellos no cuentan con ningún tipo de educación formal.


Alrededor de 12.500 personas mayores de 80 años tienen que trabajar para sobrevivir y apenas cinco de cada cien adultos mayores están jubilados y pensionados, indicó el organismo humanitario estatal en un comunicado.

El Comisionado, Ramón Custodio, un reconocido defensor de los derechos humanos, sometió hoy a la consideración de los hondureños el resultado de un diagnóstico sobre la situación de los ancianos en este país centroamericano, con ocasión de conmemorar a partir de mañana la "Semana del adulto mayor".

El estudio señala que aunque la legislación local e internacional es abundante en leyes, convenios y tratados que dan cuenta de la protección de los derechos de las personas mayores de 60 años, su incumplimiento y violación se ha convertido en una práctica sistemática que afecta directamente sus condiciones de vida.

También subraya que entre las dificultades que enfrentan los adultos mayores figuran las debilidades del marco jurídico interno, por lo que no son incorporados en los planes y los programas de gobierno, y la falta de conciencia en los funcionarios y empleados para garantizar el cumplimiento de sus derechos.

Según el Comisionado de los Derechos Humanos, de unos 500.000 ancianos hondureños, sólo "cerca de 24.000 están jubilados y pensionados".

"Es manifiesto el bajo porcentaje de la población asegurada y pensionada" en Honduras, país con siete millones de habitantes, añade el informe.

En 2002-2003, cuando la población del país era de unos 6,6 millones de habitantes, 421.553 eran adultos mayores, y de esa cifra 181.583 formaban parte de la Población Económicamente Activa (PEA), que sumaba unas 2,44 millones de personas.

La ciudad con menos ancianos en los mercados formales e informales es San Pedro Sula, la segunda más importante, situada en el norte de Honduras, y la de mayor crecimiento económico, comercial e industrial.

El campo es donde hay mayor cantidad de ancianos que forman parte de la PEA, señala el estudio.

Durante la "Semana del adulto mayor", que se iniciará mañana en Tegucigalpa con una caminata auspiciada por el Comisionado de los Derechos Humanos, con participantes de todas las edades, se celebrarán diversas actividades cívicas y culturales. EFE