Sube a diez la cifra de muertos yultiman a dos guardias de seguridad

   Redacción Proceso Digital

04 de abril de 2007

Tegucigalpa – La cifra de muertos por accidentes de tránsito, atropellamientos y ahogamientos subió a diez durante lo que va de la Semana Santa, informó este miércoles una fuente oficial de la Comisión Nacional para la Prevención de Accidentes (CONAPRA).


Cabe resaltar que CONAPRA no lleva la cifra de los muertos por hechos violentos, cuyas estadísticas son manejadas por la Secretaría de Seguridad, pero que no son incluidas en el balance global de los decesos del largo feriado de verano.

El portavoz de la Subdirección de Tránsito, Daniel Molina, informó que hasta este miércoles se reportaban cinco personas ahogadas, cinco atropelladas y alrededor de 15 lesionados por diferentes accidentes viales y de otra índole.

Los ahogados fueron identificados como José Edin Vásquez de 18 años, Baltasar Canales de 30 años, Leonardo Vásquez de 14 años, Ermis Leonel Villanueva de 15 años, y Pablo Enrique López de 19 años. Los nombres de los atropellados no fue facilitado.

Informó que en el sector de Las Pilas, Santa María del Real, departamento de Olancho se registró el accidente de un automóvil, cuyas características no preciso, en el que resultaron heridas unas 13 personas. Afortunadamente en ese hecho no se reportó ninguna víctima mortal.

Asimismo, Conapra reportó hasta este miércoles un total de 450 licencias decomisadas por diferentes faltas de tránsito y también un total de 930 libras de productos enlatados, pescados y mariscos vencidos.

Por otro lado, las autoridades de la Secretaría de Salud incorporadas a CONAPRA informaron de cinco casos de dengue clásico en las colonias Villa Unión, Villafranca y la Villa Olímpica.

Matan guardias

Por otro lado, la Policía Preventiva informó del asesinato de dos guardias de seguridad en una populosa colonia de San Pedro Sula.

La policía investiga los motivos de este doble crimen, pero informes preliminares establecen que pudo tratarse de un robo porque a los ahora occiso no les encontraron sus pertenencias y armas de reglamento.

Los occisos, que fueron identificados como Ramón Soto y Emilio Bueso Quiroz, prestaban sus servicios a la empresa de telefonía móvil Claro en una caseta en donde tenían instaladas una de sus antenas de transmisión.

Los cuerpos de los dos guardias fueron encontrados por compañeros de trabajo que este miércoles iban a relevarlos.