06 de abril de 2007
El Paso - Una jueza de EEUU ordenó hoy la libertad bajo fianza del anticastrista Luis Posada Carriles, acusado por Cuba y Venezuela de actos terroristas, y dispuso que resida en Miami hasta que sea llevado a juicio.

"Estamos felices porque la jueza Kathleen Cardone falló a favor de nuestro cliente", dijo a Efe Felipe Millán, abogado del cubano en El Paso (Texas, EEUU).

Pese a la decisión judicial, Posada Carriles podría continuar detenido y sería entregado a las autoridades de Inmigración por la orden de deportación diferida que tiene por su supuesto ingreso ilegal a EEUU.

Tras divulgarse el fallo, la Fiscalía Federal solicitó a Cardone que mantenga detenido al anticastrita al menos hasta el 13 de abril para que el gobierno determine si apela el dictamen.

"EEUU necesita tiempo para considerar lo adecuado de las condiciones (de libertad) y si apela la orden de este tribunal", dijeron fiscales en un documento presentado ante la corte.

La defensa del cubano inmediatamente respondió pidiendo que no se le otorgue al gobierno un plazo mayor al próximo lunes para que recurra el dictamen ante el tribunal de Apelaciones de Nueva Orléans en Luisiana, dijo Millán a Efe.

Los abogados de Posada Carriles afirman que la urgencia en obtener su liberación se debe a la frágil salud del acusado.

El fallo de Cardone, al cual tuvo acceso Efe, fijó una fianza de 250.000 dólares y 100.000 dólares adicionales que garanticen que el cubano, con nacionalidad venezolana, regresará al tribunal para enfrentar el juicio del 11 de mayo por presunto fraude y mentir en su solicitud de ciudadanía.

En el fallo se indica que Posada Carriles deberá residir en la casa de su esposa en Miami las 24 horas y sólo podrá salir a consultas médicas y a encuentros con su abogado, previa autorización del funcionario a cargo de su caso.

También tendrá que usar un dispositivo electrónico para que sus movimientos sean supervisados y no podrá mantener contacto con ninguna de las personas involucradas en su caso.

Cardone emitió el dictamen tras determinar que Posada Carriles no representa un riesgo de fuga, ni un peligro para la comunidad como lo argumentó el Gobierno de EEUU.

"El tribunal encuentra que la naturaleza y las circunstancias del delito pesan a favor del acusado. Él está acusado de siete cargos relacionados con suministrar falsas declaraciones, no de delitos de violencia o de otros que directamente impliquen la seguridad de la comunidad", indicó en el fallo.

Después de señalar que el acusado tuvo un pasado controvertido y se escapó de una cárcel venezolana hace décadas, el fallo indicó que ahora tiene amplios vínculos con la comunidad, como se evidencia en las miles de peticiones firmadas por sus seguidores, que voluntariamente han ofrecido recursos para ayudarlo en su defensa.

Anota que por los recursos financieros ofrecidos a Posada Carrilles, parece ser un hombre que carece de los medios económicos que podrían convertirlo en un riesgo de fuga.

La Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) expresó desilusión por el dictamen y recordó que hay una detención pendiente contra el anticastrista, lo que significa que "el señor Posada permanecerá en custodia federal".

Millán informó de que buscarán que las autoridades de Inmigración ahora otorguen la libertad supervisada a Posada Carriles, que podría ser trasladado nuevamente al Centro de Detenciones de El Paso.

El ex agente de la CIA, de 79 años, se encuentra detenido en una cárcel federal en el estado de Nuevo México.

"Es una fianza demasiado alta, pero la comunidad de exiliados en Miami está dispuesta a pagar lo que sea necesario por liberarlo", dijo Millán quien calificó esta orden de la jueza como uno de los pasos más importantes para Posada Carriles desde su detención, ocurrida en 2005.

Cardone dijo en su decisión que el cubano se ha opuesto al régimen del gobernante cubano Fidel Castro y que ha sido asociado con eventos que incluyen la fallida invasión a Bahía de Cochinos y en la operación Irán-Contras en Nicaragua.

Asimismo mencionó la voladura del vuelo 455 de Cubana de Aviación en 1976, en el que murieron 73 personas, y por el cual Cuba y Venezuela lo acusan de terrorismo; los ataques a instalaciones turísticas en Cuba en 1997, e incluso teorías de conspiración en el asesinato del presidente estadounidense John F. Kennedy.

Aclaró, sin embargo, que Posada Carriles no es juzgado por estos delitos, sino por mentir en su solicitud de ciudadanía al asegurar que ingresó por tierra a EEUU y por no declarar un pasaporte que le fue expedido por el gobierno de Guatemala a nombre de Manuel Enrique Castillo López. EFE