Amado Ramírez, corresponsal de Televisa, fue asesinado por sicarios en Ciudad de México. FOTO: AP
Chilpancingo - El director de la Policía del estado mexicano de Guerrero, Erik Montúfar, aseguró hoy a Efe que tiene la descripción del asesino del corresponsal de Televisa, Amado Ramírez, asesinado ayer en Acapulco, Pacífico mexicano.

Ramírez, quien había reconstruido recientemente una matanza de policías en Acapulco, fue asesinado el viernes por un desconocido al salir de una estación de radio donde había transmitido su programa "Al tanto".

La Procuraduría de Justicia de Guerrero mantiene abierta una investigación y que "pondrá todo su empeño" en esclarecer el crimen del corresponsal, dijo hoy el secretario general de Gobierno del estado, Armando Chavarría.

El funcionario aclaró que aún no hay suficientes indicios sobre el móvil del asesinato y lamentó que no se haya podido erradicar la violencia en este estado.

Montúfar aseguró que la policía federal también participa en las investigaciones del crimen y que cuenta con varias líneas de investigación, una de ellas por el trabajo periodístico que desarrollaba el reportero.

Añadió que las autoridades federales "no están llevando el caso, sólo están investigando en coordinación con las autoridades estatales", dijo vía telefónica el director de la policía estatal.

Amado Ramírez era originario de Oaxaca y llevaba más de 20 años trabajando como corresponsal de Televisa en el balneario turístico de Acapulco.

Los familiares y diversos grupos de periodistas han exigido a las autoridades esclarecer el crimen y castigar a los culpables.

Reporteros Sin Fronteras (RSF) solicitó en un comunicado que las autoridades mexicanas se impliquen "con fuerza" en la investigación del asesinato de Ramírez, debido a que generalmente los crímenes de periodistas son investigados por agentes locales.

"Las autoridades tienen que tomarse en serio la muerte de este periodista", dijo el organismo que pidió ir a fondo en las investigaciones

México es considerado uno de los países más peligrosos para ejercer la profesión de periodista ya que, según organizaciones internacionales, cada año son asesinados entre dos y tres informadores. EFE