EEUU pide reconsiderar libertad bajo fianza del anticastrista Posada Carriles

 
09 de abril de 2007

El Paso (EEUU) - El Gobierno de Estados Unidos pidió hoy que la jueza Kathleen Cardone reconsidere la decisión de conceder la libertad bajo fianza al anticastrista Luis Posada Carriles, acusado de actos terroristas por Cuba y Venezuela.

La Fiscalía Federal presentó una moción ante la jueza Kathleen Cardone de El Paso (Texas), bajo el argumento de que las condiciones impuestas son "inadecuadas" y no garantizan que el ex agente de la CIA regrese al tribunal para afrontar un juicio en su contra el próximo 11 de mayo.

Luis Posada Carriles


En la moción, los fiscales también solicitaron una nueva audiencia y la suspensión indefinida de la ejecución de la orden de la jueza.

"Si lo liberan desaparecerá hasta que pueda lograr su salida de Estados Unidos", afirmó la Fiscalía en la moción.

Tampoco estimó que los vínculos familiares del anticastrista sean reales, porque "a pesar de tener familia en EEUU no ha vivido con esta desde los años sesenta y se ha escondido en numerosos países latinoamericanos".

La jueza Cardone concedió el pasado viernes libertad bajo fianza a Posada Carriles, de origen cubano con nacionalidad venezolana, y a quien Caracas acusa de la voladura de un avión de Cubana de Aviación en 1976 donde murieron 73 personas.

En el documento, firmado por el asistente del Fiscal Federal de EEUU, Michael J. Mullaney, y los fiscales Van Lonkhuyzen y Paul Ahem se indicó que es cuestionable que un brazalete electrónico pueda garantizar el regreso a juicio del anticastrista cuando una prisión venezolana no pudo retenerlo.

Los fiscales dijeron que el tribunal no toma en consideración que aun cuando el pasaporte guatemalteco expedido a Posada Carriles no fue encontrado en su poder, lo descubrieron como propiedad "de los contrabandistas que lo ingresaron al país como indocumentado".

Rebatieron, además, el argumento de la jueza Cardone de que Posada Carriles es ya un hombre de edad avanzada y aclararon que este asegura haber ingresado al país en el 2005 con la ayuda de un "coyote" (contrabandista de inmigrantes) a través de la frontera mexicana Matamoros-Brownsville.

El abogado del cubano, Arturo Hernández, también fue cuestionado por los fiscales quienes afirmaron que existe un conflicto de interés, porque representó al empresario y benefactor de Posada Carriles, Santiago Álvarez en un juicio por posesión de armas.

Álvarez está acusado de presuntamente ayudar al anticastrista a ingresar a EEUU en un barco de su propiedad, "La Santrina".

Los fiscales habían solicitado de plazo hasta el próximo 13 de abril para considerar si recurrían o no la decisión de la jueza Cardone ante la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito, en Nuevo Orleans (Luisiana).

Cardone impuso una fianza de 350.000 dólares a Posada Carriles, ordenó que resida con su esposa en Miami (Florida), que utilice un dispositivo electrónico y que no abandone su vivienda a excepción de cuando acuda a visitas con el abogado o consultas médicas previamente autorizadas por un guardián designado por el tribunal.

De salir en libertad, Posada Carriles podría quedar bajo custodia de las autoridades federales, ya que enfrenta una deportación y por tanto pasaría a la custodia de las autoridades de Inmigración.

Posada Carriles está detenido en un prisión de Nuevo México y será juzgado en mayo por presuntamente mentir en su solicitud de ciudadanía al asegurar que entró por tierra a EEUU y por no declarar un pasaporte que le fue expedido por el gobierno de Guatemala a nombre de Manuel Enrique Castillo López.

De ser declarado culpable podría recibir una sentencia máxima de 40 años de prisión. EFE