Legisladores: reforma
migratoria solo será posible
con acuerdo bipartidista

 

18 de abril de 2007

Washington - Dos legisladores, uno demócrata y otro republicano, coincidieron hoy que solo mediante un acuerdo bipartidista será posible lograr una reforma del sistema de inmigración en Estados Unidos antes de las elecciones de 2008.


En un foro para periodistas hispanos que cubren asuntos de inmigración, el republicano James Sensenbrenner manifestó que ese acuerdo es indispensable.

"Nuestro sistema de inmigración es un caos. Algo tiene que hacerse para que haya una solución de compromiso de ambas partes", señaló el miembro republicano de la Cámara de Representantes considerado uno de los legisladores más duros en política inmigratoria.

"Eso es lo que esperamos que suceda. Debemos llegar a un punto de equilibrio. Ojalá mediante una solución bipartidista, este año", indicó Luis Gutiérrez, miembro demócrata por el estado de Illinois en la Cámara de Representantes.

Gutiérrez es uno de los autores de un proyecto de ley de reforma que promueve la reunificación de las familias mediante un aumento de los visados para inmigrantes y el aumento de las patrullas para impedir el ingreso al país de criminales o narcotraficantes.

Sin embargo, Sensenbrenner representante del estado de Wisconsin, quien se opone a cualquier tipo de amnistía para los alrededor de 12 millones de inmigrantes ilegales en el país, advirtió de que las posibilidades de aprobación de una reforma este año son escasas.

"El control demócrata del Congreso hará que sea más difícil llegar a una solución de compromiso, pero el actual sistema o la falta de él es la peor alternativa", señaló el legislador, promotor de otro proyecto de reforma.

Ese proyecto plantea la aplicación de sanciones a quienes contraten a trabajadores ilegales y medidas para aumentar la seguridad fronteriza tanto en el límite sur con México como en el norte con Canadá.

Los demócratas despojaron a los republicanos del control del Congreso tras las elecciones de noviembre pasado.

El presidente de EE. UU., George W. Bush, ha promovido lo que califica como una reforma integral del sistema de inmigración, pero sus planteamientos parecen haber encontrado mayor oposición de los demócratas que de los legisladores de su propio Partido Republicano.

Según los expertos, una reforma al sistema tendría gran importancia en los resultados de las elecciones presidenciales del próximo año. EFE