Un total de 29 muertos
y 20 heridos en accidente
de autobús en Bolivia

 

19 de abril de 2007

La Paz - Un total de 29 personas fallecieron hoy y otras 20 resultaron heridas, algunas de extrema gravedad, en un accidente de autobús registrado en el departamento de Cochabamba, en la región central de Bolivia, informaron fuentes oficiales.


El director de tránsito de la provincia Sacaba, coronel Marcelino Mérida, confirmó a Efe que entre los muertos hay dos niños, uno de ocho y otro de tres años de edad.

Precisó que el accidente se produjo a las 06.20 hora local (10.20 GMT), muy cerca de la pequeña localidad de Melga, a 34 kilómetros de Cochabamba.

El autobús accidentado, que pertenecía a la empresa "Dorado", partió la noche del miércoles de la ciudad oriental de Santa Cruz de la Sierra y se precipitó a un barranco de unos 80 metros de profundidad por causas que aún se desconocen.

"Presumo que el conductor se durmió y por eso la flota (autocar) se salió por el lado derecho de la carretera", comentó hoy el comandante de la Unidad de Tránsito del distrito cochabambino, coronel Luis Butrón, en entrevista con la radio local Panamericana.

Asimismo, aseguró que el sol era "radiante" a esa hora de la mañana y no había ningún problema de visibilidad en la zona.

El coronel Mérida señaló a Efe que se le tomaron muestras de sangre al conductor, quien se encuentra entre los fallecidos, para determinar si estaba ebrio en el momento del suceso, puesto que algunos de los supervivientes hicieron alusiones al respecto.

El autobús quedó "completamente desecho" y el rescate de los cuerpos de los fallecidos resultó dificultoso dada la profundidad del barranco.

Mérida aseveró que todos los cadáveres, 14 de los cuales ya están identificados, fueron llevados a la morgue del hospital Viedma, en la capital cochabambina.

De los 20 heridos, entre los que hay tres menores, 10 permanecen ingresados en el Viedma y los otros 10 están en el hospital de la localidad de Sacaba.

Según el coronel, algunos están internados "en estado crítico" en las unidades de terapia intensiva. EFE