Masivas protestas en Cuba por liberación de Posada Carriles

 

19 de abril de 2007

La Habana - Un acto en Bayamo, en la provincia oriental de Granma, y una protesta convocada en La Habana frente a la oficina de Intereses de Washington fueron las primeras manifestaciones masivas en Cuba contra la puesta en libertad bajo fianza del anticastrista Luis Posada Carriles en Estados Unidos.


En Bayamo, más de 100.000 personas, según informó la televisión cubana, se concentraron en la Plaza de la Patria para repudiar la decisión de un tribunal de El Paso (Texas) de excarcelar tras el pago de una fianza de 350.000 dólares a Posada Carriles, acusado de terrorismo por Caracas y La Habana.

En la capital cubana, la Tribuna Antiimperialista fue escenario de un acto "Contra la doble moral de la administración yanki al liberar bajo fianza al terrorista Luis Posada Carriles", que contó con la presencia de más de 3.000 estudiantes, trabajadores sociales, militantes de la Unión de Jóvenes Comunistas y pioneros (asociación de escolares).

Con pancartas que rezaban "Cuba demanda justicia", "el perro está suelto" o "prisión para el verdugo", en referencia a Posada Carriles, ex agente de la CIA de 79 años, los jóvenes protestaron contra la decisión coreando consignas como "el que no bote (salte) es yanki" y "exigimos justicia".

En la plaza se sustituyeron las habituales banderas negras por la enseña cubana, mientras jóvenes con camisetas rojas, azules y blancas participaban en el acto "político-cultural" dando la espalda a la sede consular, donde corría el letrero electrónico que proyecta habitualmente con el argumento de "romper el cerco informativo" de los cubanos.

La Asociación de Familiares de las Víctimas de Barbados, que agrupa a los parientes de los 73 fallecidos en la explosión de un avión de Cubana de Aviación en 1976, cuando sobrevolaba ese país caribeño, también manifestó su contrariedad con la decisión de liberar al acusado del atentado.

"Hoy tendría que preguntarle al gobierno norteamericano qué explicación le daría a los familiares de las víctimas del terrorismo, no sólo de Cuba sino de Latinoamérica, con relación a esta acción y determinación", dijo a la televisión Camilo Rojo, coordinador de la Asociación.

"¿Daría la misma que le dieron a los familiares de los estudiantes de la Universidad de Virginia?, ¿que nuestros familiares estaban en el lugar y en el momento equivocados?", continuó.

Rojo indicó que esa fue la respuesta que dio Posada Carriles al ser preguntado sobre el turista italiano que falleció en 1997 en una serie de ataques con bombas contra instalaciones turísticas en La Habana y acusó al gobierno de EE. UU. de ser "el responsable de esta libertad".

Por su parte, el presidente del Parlamento cubano, Ricardo Alarcón, declaró que "todo es una trampa para no juzgar" a Posada Carriles "ni dejar que lo juzguen otros".

Señaló que "el juicio contra Posada Carriles sería un juicio contra Bush pequeño y sobre todo contra Bush papá", en referencia a George Bush, presidente de EE. UU. entre 1989 y 1993.

Alarcón recordó que Bush padre era el jefe de la CIA cuando se produjo el atentado contra el avión de Cubana de Aviación y el asesinato del canciller chileno Orlando Letelier, también en 1976.

"Ahora el hombre (Posada Carriles) está allí, ellos saben donde va a estar, en su casa en Miami, que le vayan a buscar" para procesarlo, dijo, y agregó que "lo estaban protegiendo y lo van a seguir protegiendo hasta el final". EFE