Honduras reduce tasas de mortalidad infantil

 

23 de abril de 2007
Redacción Proceso Digital

Tegucigalpa – Honduras reportó hoy que de cada 1.000 niños que nacieron vivos entre los años 2001 al 2006, 23 fallecieron antes de cumplir su primer año de edad, lo que representa una reducción 11 muertes menos de las reportadas para el período 1996-2000.

Según datos de la Encuesta Nacional de Demografía y Salud (ENDESA) realizada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) entre el mes de octubre 2005 a junio de 2006, “de cada 1.000 niños que nacieron en Honduras durante el quinquenio 2001-2006, 23 murieron durante el primer año, cifra que presenta un descenso significativo frente a las 34 muertes estimadas en la Encuesta Nacional de Epidemiología y Salud Familiar (ENESF) 2001, para el período 1996- 2000” .

El estudio financiado por la Agencia Internacional para el Desarrollo de los Estados Unidos (USAID), revela que la tasa de mortalidad infantil en el área rural asciende a 33 y en la urbana a 24 por mil nacidos vivos.

Esto evidencia un descenso respecto a las tasas estimadas en el 2001, cuando en el área rural se reportaba la muerte de 38 de cada 1.000 niños nacidos vivos, y de 29 en el área urbana, explicó el INE en un comunicado.

El organismo dijo que, según los resultados de la ENDESA , la mortalidad en los primeros cinco años (mortalidad en la niñez) es mayor en la zona rural que en la urbana y que esta diferencia obedece a que la mortalidad después del primer año está mas relacionada con las condiciones socioeconómicas y ambientales que son mas deficitarias en la zona rural.

El informe destaca que al igual que las encuestas anteriores realizadas en el país, el nivel educativo alcanzado por la madre es una de las características más importantes en los riesgos de mortalidad infantil.

Apuntó que los niños de madres sin educación tienen más probabilidad de morir durante el primer año de vida casi dos veces mayor que la de aquellos niños de madres con nivel de educación superior (37 versus 20 por mil).

Los departamentos que reportan las tasas más altas de mortalidad infantil son La Paz y El Paraíso con 43 y 37 muertes por mil, respectivamente. En el otro extremo los departamentos que reportan las tasas mas bajas son Cortés y Valle con 22 muertes por mil nacidos vivos, cada uno, concluyó el informe.


El mismo estudio encontró que, en el mismo período, la cobertura de control prenatal por personal de salud ha mejorado en Honduras.

Según el estudio, el 92 por ciento de las futuras madres recibieron cuidado prenatal, situación que se incremento en nueve puntos porcentuales con respecto al 83 por ciento reportado en el 2001.

Estas atenciones son brindadas en su mayoría por médico (73 por ciento), seguido por enfermera o auxiliar de enfermería con un 19 por ciento., indicó.

La investigación revela que la atención prenatal por parteras es prácticamente nula a nivel nacional, para el 2001 se reporto apenas el uno por ciento de atenciones brindadas por este personal comunitario.

El informe concluye que si bien a nivel nacional el porcentaje de mujeres que no asiste a control prenatal es relativamente bajo, de 8 por ciento, la falta de control del embarazo se concentra entre las mujeres con mayores riesgos, como ser las comprendidas entre los 35 a 49 años (12 por ciento), que en las mujeres de menor edad, entre las cuales un 7 por ciento, no asiste a dicho control.

El estudio establece un alto riesgo de mortalidad para niños de madres adolescentes (35 por mil nacidos vivos) y mucho mas alto cuando la madre tiene entre 40 y 49 años (aumenta a 59 por mil nacidos vivos).

El informe concluyó que de cada mil niños nacidos vivos en intervalos ínter genésicos menores a dos años, 43 mueren antes de cumplir su primer año de vida, frente a 19 por mil entre los niños que tienen un intervalo Ínter genésico mayor a tres años y 23 por mil entre los de intervalo ínter genésico mayor a tres años y 23 mil entre los de 4 y mas años.

La ENDESA es una investigación que se va a realizar en el país cada cinco años, con el propósito de proveer información actualizada sobre la dinámica demográfica y el estado de salud de las mujeres en edad reproductiva, en niños menores de seis años y en hombres comprendidos entre los 15 a 59 años.